Lo anterior fue confirmado por la diputada Maritza Espinales, miembro de la Comisión Laboral de la Asamblea Nacional, quien además valoró que la propuesta del Ministerio del Trabajo, que fue dada a conocer por la Compañera Rosario Murillo,  para otorgar un tratamiento distinto a las trabajadoras de los hogares nicaragüenses, obtuvo buena acogida entre los diputados y diputadas de la Asamblea Nacional (AN).

Espinales indicó que dicha propuesta viene a restituir el estatus de las trabajadoras y evita la discriminación y el trato peyorativo que en los últimos años han sufrido miles de mujeres que apoyan a las familias nicaragüenses a realizar las tareas del hogar.

“Es restituir desde el fondo, la dignidad de un trabajador que no ha sido visibilizado en la economía de nuestro país y que gracias a  ellas habemos mujeres en diferentes cargos, porque ellas cuidan de nuestros hijos, cuidan de nuestras casas,  entonces es restituirles de principio,  de moral y por ética hablar de  Asistentes del Hogar es darles a ellas  un reconocimiento”, explicó.

Espinales también indicó que con la ratificación del Convenio 189 sobre los derechos de las trabajadoras domesticas, se crearán mejores condiciones para ese sector y permitirá que instituciones como el Mitrab  y el INSS inicien inspectorías para ver cómo  avanza el tema de la filiación.

Entre otros beneficios para la Asistentes del Hogar y la Familia, por medio del convenio se garantizará el derecho a la educación  y al establecimiento de una jornada laboral con tiempo definido que permita  que las trabajadoras estudien los fines de semana.

Otro de los objetivos del convenio, explicó Espinales, es erradicar los términos despectivos con los que generalmente se trata a las personas que se dedican a la asistencia del hogar y la familia.

“Entonces este convenio  viene a erradicar esos término y a generar  en nosotros un proceso de sensibilizar a todas las personas, a todos  los empleadores en el respeto que merecen nuestras compañeras  asistentes del hogar y de las familias”, afirmó Espinales.

Por su parte la diputada  Cecilia Medina expresó que con la ratificación del convenio 189, el Estado de Nicaragua estaría aprobando un marco jurídico más fortalecido para el beneficio de los y las trabajadoras del hogar.

“La compañera rosario hacia ayer un reconocimiento a ese trabajo que  ya no solo va al arreglo del hogar  físicamente, sino también al cuido de los  niños, al cuido de la situación interna del hogar y  eso tiene una mayor trascendencia”, comentó Medina, quien señaló que en Nicaragua se calcula que unas  100 mil  mujeres trabajan en  labores del hogar.