La comunidad evangélica del departamento de Chinandega realizó un culto de acción de gracias en el estadio de beisbol de la comunidad de Tonalá, en el municipio de Puerto Morazán, acto religioso en el que agradecieron al Dios de los Cielos por el milagro de permitirles estar con vida luego del terremoto registrado el pasado 9 de junio.

“Lo más importante de nuestro encuentro es que estamos dándole gracias a Dios porque a pesar de haber vivido un terremoto, no se presentaron pérdidas humanas y esa es una gran razón para estar agradecidos con Dios, quien nos ha guardado y está con nosotros en estos momentos en los que muchas familias han visto sus casas dañadas”, dijo el pastor Luis Centeno, del Concilio Latinoamericano.

Los líderes religiosos a su vez agradecieron al Gobierno Sandinista por las acciones que ha venido desarrollando en función de garantizar la seguridad y bienestar de las familias de los municipios de Chinandega.

“Estamos orando para que Dios continúe bendiciendo a las autoridades de nuestro país y junto a sus equipos de trabajo sigan acompañando a nuestros hermanos afectados por el terremoto. Dios se ha venido manifestando en su pueblo a través de los gobernantes y es lo que hoy vemos en nuestras comunidades, hasta donde está llegando la ayuda” añadió.

Los miembros de las diferentes denominaciones alzaron sus manos al cielo y con mucha fe confían en que la actividad sísmica vaya disminuyendo en el departamento, así mismo oraron para que la tranquilidad llegue a los corazones de las familias y que encuentren la fortaleza en la palabra de Dios y la Oración.

“Hoy nos hemos reunido para buscar en Dios esa paz y tranquilidad que tanto necesitamos porque con los sismos nos hemos desvelado, los nervios los tenemos alterados pero con la oración sentimos un poco de gozo y tranquilidad. Dios está con nosotros y no nos desampara, por eso debemos de agradecerle siempre” expresó Vicenta Mairena.

“Estamos agradeciéndole a Dios por dos razones, la primera porque estamos con vida y la segunda porque hemos recibido muchas bendiciones a través del gobierno, así mismo le estamos pidiendo que la situación mejore en todo el departamento de Chinandega para que todos retomemos nuestras actividades” dijo Eduardo Rugama.

Durante el fin de semana los creyentes estarán realizando vigilias en otras comunidades de Puerto Morazán, para que sus habitantes sientan la presencia de Dios y se manifieste en cada uno de ellos.

Fotos: Enrique Oporta