La política monetaria en lo transcurrido de este año propició condiciones de liquidez ordenadas, mediante operaciones activas, y resguardó la estabilidad del régimen cambiario, señaló el Banco Central de Nicaragua (BCN).

En un informe divulgado en su página web, sobresale que la estrategia de colocaciones del BCN durante los primeros cinco meses de 2016 se orientó a coadyuvar a un manejo más eficiente de la liquidez de corto plazo y administrar los excedentes de liquidez estructural.

Con ese propósito, el ente emisor ofreció Letras en todos los plazos disponibles, en particular las Letras a 7 y 14 días, las cuales representaron cerca de 50 por ciento del monto total colocado.

Al cierre de mayo, la brecha del tipo de cambio de venta se ubicó en los rangos normales, promediando 0.78 por ciento, mientras la cobertura de liquidez del sistema financiero reflejó niveles adecuados, al situarse en 31.1 por ciento, añade una nota de prensa.

Según precisa, la conducción de la política monetaria y el respaldo de la política fiscal permitió alcanzar un saldo de reservas internacionales brutas de dos mil 522.1 millones de dólares.

Ello, agrega, vinculado con la dinámica de la base monetaria, representa una cobertura de estas a base monetaria de 2.96 veces y de 5.1 meses de importaciones.

El año pasado, la economía de Nicaragua mostró un desempeño positivo, signado por el crecimiento de la actividad económica y el empleo, estabilidad de precios, sostenibilidad fiscal y sanidad del sistema financiero, según reflejan datos oficiales.

De acuerdo con el BCN, la actividad económica creció 4.9 por ciento en 2015 (4.6 por ciento en 2014), impulsada por la demanda interna.