Con una alegre caminata, trabajadores de la salud, estudiantes y donantes de sangre celebraron en Managua el Día Mundial del Donante de Sangre. El acto culminó en el Banco Nacional de Sangre.

El doctor René Berrios, Presidente del Banco de Sangre, dijo que actualmente cuentan con un registro de 300 mil donantes, de los cuales solo donan 1 vez, por lo que la intención con la marcha es promover que se repita esa acción.

En este primer semestre del año ya suman 40 mil donaciones y la meta es de 76 mil donaciones, las que son recibidas en los Bancos de Sangre de Managua, Juigalpa, Matagalpa y Estelí.

Berríos resaltó que Nicaragua y Cuba son los únicos países de Latinoamérica que cuentan con donantes voluntarios en un 100 por ciento.

Detalló que el 60 por ciento de los donantes son varones y el 40 por ciento mujeres, entre las edades de 17 a 30 años de edad.

Gilma Areas, de docencia del Silais-Managua, recordó que esta es una celebración marcada por el amor a la vida y la solidaridad humana.

"Yo creo que todos conocemos el valor de la sangre. Recordemos que la sangre puede salvar una vida y todos tenemos la obligación y el deber, desde el punto de vista de la solidaridad, de donar en un momento que una persona lo necesite", indicó.

En la marcha participaron todas las unidades de salud del Silais-Managua, donantes, brigadistas, miembros de los gabinetes y demás actores del sistema de salud.

"Estamos marchando como una forma de sensibilización a la población sobre la importancia de la donación. La donación debe ser un acto solidario, de amor y altruista, dirigido a los hermanos que en algún momento pueden tener la necesidad de sangre", señaló Areas.

En el acto participaron donantes que tienen hasta 30 años de colaborar con sus donaciones de sangre para las personas que más la necesitan.

Miguel Ruiz, destacado donante voluntario, recordó que hace 30 años el hizo su primera donación de sangre, destinada para ayudar a un amigo.

"Llevo 30 años de estar donando, he hecho 115 donaciones, no se a quien se la han puesto, pero me supongo que algo aporté a la población y a todo aquel que la necesitó, porque siempre se necesita sangre en los hospitales, en las operaciones y en los accidentes. Le hago el llamado a los donantes para que mantengamos este banco lleno de sangre para que la población siempre tenga a disposición sangre y que no sea por falta de sangre que fallezcan", indicó Ruiz.

Milton, un pequeño paciente hemofílico atendido por el Banco Nacional de Sangre, brindó su testimonio y dijo que sin su tratamiento, basado en la sangre, tendría serios problemas de salud porque los componentes de la sangre ayudan a desinflamar sus rodillas.

El pequeño agradeció a todos los donantes voluntarios que con su sangre le ayudan a tratarse la enfermedad que lo aqueja.