Un sismo de 5.2 grados de magnitud, réplica del terremoto de 6.3 ocurrido el pasado 9 de junio en Chinandega, fue sentido en este y otros municipios del occidente y norte del país.

El fuerte movimiento, ocurrido a las 9:45 de la noche, a una profundidad de de 5.1 kilómetros, según el INETER, fue sentido en municipios como Chinandega, Somoto, Chichigalpa, Ocotal y Jinotega.

Tras el terremoto de 6.3 grados de magnitud, se han sentido una serie de réplicas de distintas intensidades, algunas de ellas superiores a los 5 grados. La profundidad es escasa en cada uno de estos sismos, debido a que la actividad se origina en una falla local.

Los especialistas señalan que las réplicas podrían seguir al menos durante los próximos tres meses.