Una serie que se ha caracterizado por ser mucho más actual que la mayoría de obras que hoy en día producen distintas televisoras, es Orphan Black, la que empieza con una premisa sorprendente.

Sarah Manning, una criminal de poca monta, se topa en una estación de tren con una mujer idéntica a ella, que al verla se suicida tirándose a la vía. Sarah le roba el bolso que la suicida ha dejado en el andén y decide aprovecharse del parecido entre ambas para ver si puede obtener beneficios.

Todo ello la conduce a una trama cada vez más grande y compleja en la que poco a poco van apareciendo más y más clones de sí misma.

Desde el inicio la serie nos presenta intrigas con unos ligerísimos toques de ciencia ficción que se vuelven más evidentes a medida que se avanza en el argumento.

Siendo la serie de moda queremos presentarte las que consideramos las cinco razones para no perderte esta grandiosa serie, que desde este 13 de junio se estrena en las pantallas del Canal Joven de Nicaragua, TN8.

1- Tatiana Maslany. Durante su carrera de actriz ha interpretado varios papeles menores en series como Un Mundo Sin Fin, basada en la novela homónima de Ken Follett, o en películas como Ginger Snaps 2: Los Malditos, en la que hacía de una de las pacientes del manicomio; pero está claro que la serie que la ha catapultado a la fama es Orphan Black, y no es para menos. El esfuerzo interpretativo que tiene que hacer la actriz es digno de admirar.

Debemos mencionar que Maslany da vida a  gran parte de los personajes de la serie, los que van desde Sarah Manning, la británica protagonista, que tiene que fingir ser Beth Childs, la policía muerta; Alison, una americana madre de familia muy estirada; Cosima, una estudiante de biología evolutiva bastante bohemia; o incluso Helena, una perturbada criminal de Europa del este.

Todos estos personajes, aunque sabemos que están interpretados por la misma actriz, dan la sensación de ser totalmente diferentes. Los pequeños gestos, los acentos, y el comportamiento de dichos personajes son tan distintos que resulta difícil creer que son la misma persona, lo que nos lleva a felicitar al equipo de caracterización, es esta una de las razones para ver cada uno de los episodios de la primera y segunda temporada que nos presentará la televisora nicaragüense.

2- Es una serie canadiense. Es una coproducción entre Bell Media (canadiense) y BBC América (británica y americana). La primera temporada se emitió tanto en Canadá como en Estados Unidos y se rodó principalmente en Canadá.

Aunque se nota que hay un presupuesto limitado, el tipo de ficción es ciertamente más estadounidense pero a la vez el reducido número de capítulos por temporada (10) garantiza un guión muy cuidado, sin fillers, esos capítulos en los que no pasa nada y que sólo valen para rellenar. Es un híbrido muy interesante, fruto de un país que está empezando a hacer contenido de calidad, como hemos visto en series como Flashpoint o Lost Girl.

3- Por Felix Dawkins. Felix, el hermano de adopción de Sarah, es un chico homosexual sarcástico y ligeramente cínico, que a su vez actúa como consciencia para Sarah. Suele servir como Comic Relief en la serie, pero no se queda ahí. Tiene las mejores frases de la serie y se nota que tiene el cariño de los guionistas. Al contrario de otros muchos secundarios homosexuales a los que se representa como personajes planos, simplemente descarados y un tanto pesados, Felix Dawkins es un personaje vivo, con contradicciones y aspiraciones que va mucho más allá del estereotipo del Sassy Gay Friend.

4- Una mezcla de Thriller y SciFi. Con Orphan Black todo parece apuntar a que la mezcla entre el misterio y la ciencia ficción nos llevará a ver una serie realmente ordenada y satisfactoria, siendo una serie que lleva tramas policiacos, misterios relacionados con la clonación humana y organizaciones secretas y a medida que avanzan los capítulos nos encontramos con pequeños detalles de ciencia ficción, pero todo tan bien hilvanado que nunca nos parecerán fuera de lugar o exagerados.

5- Los Clones. La temática de los clones no es ni mucho menos nueva, pero está llevada de forma muy interesante en esta serie. Todo está envuelto en el misterio, y a media que la vas viendo nos encontramos con pistas sobre cómo habría ocurrido. No se dice explícitamente, pero todas las clones nacieron en algún punto de la primavera de 1984, lo que no deja muy claro si alguna de ellas es la original, o si es que hay una original en absoluto.

Durante la serie, además, se plantean preguntas de tipo científico, filosófico, moral, y religioso sobre la clonación, aportando su granito de arena al debate, como la mejor ciencia ficción especulativa de antaño. Todos los clones viven vidas diferentes y se han desarrollado de forma muy diferente, repartidas por el mundo, y el descubrimiento de sus iguales despierta en ellas reacciones muy variadas.

Así que si te gustan las tramas policiacas o la ciencia ficción estamos seguros que te gustará está gran producción canadiense que será transmitida las noches de lunes a viernes por el Canal TN8 en doble episodio.