El aspirante presidencial Donald Trump lanzó hoy nuevos ataques contra su oponente demócrata Hillary Clinton y el mandatario estadounidense, Barack Obama, a quienes responsabiliza por la matanza ocurrida la víspera en Orlando y que dejó 50 muertos.

En declaraciones emitidas este lunes a la cadena noticiosa Fox News, el magnate neoyorquino comentó que Obama no hace nada para combatir las amenazas terroristas en Estados Unidos y que si no se toman acciones inteligentes, la situación puede empeorar.

Trump subrayó que aunque no haya soldados involucrados, esto es una "guerra absoluta", refiriéndose a las acciones violentas de grupos o elementos solitarios, vinculados al grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Respecto a la precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton, Trump la calificó como "una persona débil" para asumir tareas en diferentes niveles.

"Clinton no está apta para asumir como comandante en jefe", enfatizó el aspirante a la presidencia por los republicanos.

En declaraciones emitidas el domingo, Trump pidió la renuncia de Barack Obama, a quien criticó por no mencionar a los grupos radicales islámicos que supuestamente operan en Estados Unidos.

"Si no actuamos con dureza e inteligencia muy rápido -agregó el candidato republicano-, ya no vamos a tener un país. Porque nuestros líderes son débiles, ya había advertido que esto iba a pasar, y solo está volviéndose peor".

Trump asegura que Estados Unidos recibe cada año más de 100 mil inmigrantes procedentes del Medio Oriente, y desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, "centenares de ellos o sus hijos están implicados en actos de terrorismo".

Los ataques del candidato del partido rojo se suceden después del ataque armado perpetrado en la madrugada del domingo en una discoteca de Orlando, Florida, en el que perdieron la vida 50 personas y 53 más resultaron heridas, por los disparos hechos por Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano, vinculado al EI.

En su programa de campaña política, el magnate inmobiliario propuso limitar la entrada a Estados Unidos de musulmanes, algo que provocó fuertes críticas en la opinión pública y líderes religiosos, comunitarios y políticos en el país norteño.