El Presidente Ejecutivo de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Ervin Barreda, informó este jueves que luego del terremoto magnitud 6.3 de la noche de este jueves no se reportaron daños en los sistemas de agua potable del departamento de Chinandega.

Barreda expresó que en el caso de Puerto Morazán y El Viejo hubo suspensión del servicio por falta de energía eléctrica.

Barreda también explicó que en casos como estos, el protocolo de emergencia indica que varios pozos y tanques de almacenamiento tuvieron que salir de funcionamiento para evitar daños en los sistemas.

La idea es tener una fuente de almacenamiento disponible en caso de que se necesitara.

“Ante este tipo de eventos Enacal tiene un protocolo establecido, que es que sacamos los pozos para evitar mayores daños por la vibración misma que provoca el equipo cuando está trabajando, más la vibración del sismo. Entonces se sacan (de operación) los pozos pero además se cierran todas las llaves de los tanques con la idea de tener un almacenamiento”, explicó.

En Chinandega y El Viejo sí hubo roturas menores, que se fueron resolviendo a lo largo de la noche, de tal forma que entre las 3 y las 5 de la mañana ya estaba todo restablecido, y por tanto el sistema intacto.

Barreda subrayó que la institución siempre estuvo pendiente y dando seguimiento a la situación a través de sus delegados, y por tanto enviando los respectivos reportes a la Presidencia de la República.