Tanta ambientación mugrosa, tanta Margot Robbie luciendo calzón corto a juego con el bate de béisbol y tanta mirada desencajada a cargo de Jared Leto como el nuevo Joker, y al final parece que Escuadrón Suicida resultará mucho menos brutal de lo que algunos esperan. El organismo censor MPAA le ha adjudicado al filme de David Ayer su calificación “PG-13″, que permite la asistencia de menores de 13 años acompañados por un adulto.

Hasta ahora, los rumores especulaban con que la cinta podría recibir la calificación “R”, que la vetaría a los menores de 17 años, y que ya le fue endosada a éxitos de taquilla como Mad Max: Furia en la carretera y, especialmente, Deadpool.

Aunque el ejemplo del mercenario bocazas parece haber calado hondo entre sus responsables (según se afirma, los reshoots de escenas adicionales tuvieron como objeto añadir más momentos cómicos, para así seguir los pasos de Ryan Reynolds), los responsables de Escuadrón Suicida no han querido entregar una película no apta para menores.

“Podemos hacer una película con mala leche y, al mismo tiempo, conseguir una PG-13″, afirmó el productor Charles Roven, mientras que David Ayer ha comentado la posibilidad de que la secuela del filme, caso de haberla, sí que salga al mercado con la letra de marras.

Ahora bien: esa PG-13 no significa que a la selección de supervillanos de DC Comics les vaya a faltar violencia. Como está más que probado, los desnudos, las palabras malsonantes o las referencias a la homosexualidad pesan mucho más que unos cuantos litros de sangre en el veredicto de los censores estadounidenses.

Así pues, aquellos que quisieran ver a Leto repitiendo el número del bolígrafo (ese que le salía tan bien a Heath Ledger) pueden estar tranquilos…