El Consejo de Ministros francés reconoció el estado de catástrofe natural en 782 municipios, por las inundaciones provocadas por las lluvias de la última semana, lo que abre la vía a una indemnización más rápida de los afectados.

Esa primera lista de zonas perjudicadas en 16 departamentos del país será detallada mañana cuando sea publicada en el Boletín Oficial, y podría ser ampliada porque todavía se están analizando otros siniestros. Las aseguradoras disponen ahora de dos meses para entregar una primera compensación a los afectados, y tres para otorgarles la indemnización completa.

Las inundaciones que afectaron en los últimos días al norte de Francia, y en particular a la región de París con el desbordamiento del río Sena y de algunos de sus afluentes, tendrán un coste para las aseguradoras de entre 900 y 1.400 millones de euros.

El primer ministro francés, Manuel Valls, avanzó esta semana que el Ejecutivo decidió movilizar un fondo de urgencia dotado con 30 millones de euros para gente sin recursos que lo haya perdido todo por las inundaciones, activado a la espera de la gestión de las aseguradoras.