El senador de Vermont, Bernie Sanders, expresó que no abandonará la competencia de las primarias demócratas a la Casa Blanca, pese a que fue derrotado por su contendora, Hillary Clinton, en la más reciente jornada de votación interna.

“Vamos a luchar duro para ganar las primarias en Washington”, dijo a sus partidarios, en referencia a la última votación interna el próximo martes en la capital estadounidense.

Sanders pronunció estas palabras en un acto en la ciudad californiana de Santa Mónica, pocas horas después de que Clinton se autoproclamara candidata demócrata.

De esta manera, Sanders manifiesta su intención férrea de no sólo continuar en la carrera a la Presidencia, sino de presentarse en la convención demócrata, en la que se debe nominar formalmente al candidato que enfrentará al rival republicano, Donald Trump, en noviembre.

El dato: Las elecciones presidenciales en Estados Unidos se realizarán el próximo 8 de noviembre. Al menos 13,1 millones de ciudadanos latinomericanos ejercerán su derecho al voto en los comicios.

El actual presidente, Barack Obama, que hasta ahora se había mantenido a raya de la disputa interna demócrata, llamó por teléfono a Sanders y Clinton para felicitarlos por su campaña electoral.

"El presidente felicitó a ambos candidatos por dirigir campañas inspiradoras que energizaron a los demócratas, trajeron a una nueva generación de estadounidenses al proceso político y pusieron el foco en importantes ideas", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en un comunicado.

La misma fuente también comunicó que Sanders y Obama tendrán este jueves un encuentro privado a petición del propio senador, "para proseguir su conversación sobre las importantes cosas que están en juego en esta elección".

Hillary Clinton escribió una página de la historia este martes al reivindicar la nominación presidencial del partido Demócrata, un hito para las mujeres de Estados Unidos, al que el presidente Barack Obama rindió homenaje.

El socialista Bernie Sanders, de 74 años, durante un año ha expresado su intención de gobernar contra la desigualdad, lo que le ha valido de contar con el apoyo de 71 por ciento de los votantes jóvenes, según refiere El Confidencial
También, según los sondeos, el senador tiene más posibilidades que Clinton de vencer a Donald Trump en noviembre.