En esta ciudad, Padilla dio sus primeros pasos en el arte de transformar la madera en cualquier imagen, ya sea en un Indio Garífuna, en una tortuga carey, una langosta, un bote con dos pasajeros, un paisaje conformado por dos palmeras y una hamaca, un velero o dos bailarines de Palo de Mayo; todos íconos de la cultura afrocaribeña.

“Esto es un arte de la región, de la Costa Atlántica, por eso ve (los muestra) cangrejos, bote, langostas y bustos en madera de los negritos que vivimos allá (en la zona Caribe). Esto es netamente costeño, porque toda la tradición costeña está aquí”, dice don José, un hombre achinado y con más de 30 años de elaborar estas majestuosas obras, hechas con madera de “Pan de Rosa”.

Asegura que este don de transformar la madera en auténticas piezas de artes caribeñas, lo trae en sus genes, pues lo aprendió de forma espontanea y no porque haya cursado estudios técnicos para hacerlo.

Desde hace 4 días se encuentran participando de la Feria de la Economía Familiar Microfer que realiza el Gobierno Sandinista, a través del Ministerio de Economía Familiar, Cooperativa y Asociativa.

“Todo los trabajos son hechos a mano, no trabajamos nada a máquina, todo es a mano y con un formón”, confiesa, mientras detalla que una hermosa águila que mantiene en exhibición, la hizo en siete días.

Confiesa que cada obra tiene un valor alto, pero en el caso de las ferias familiares ha reducido su precio al 50 por ciento, para que todos los capitalinos puedan adquirir estas obras, que a base de machete, formón e ingenio son transformadas para ser ubicadas en los hogares nicaragüenses.

Cerámica negra de Jinotega

En esta Feria de la Economía Familiar, Microfer, también participan artesanas del barro, especialmente de la zona de Jinotega, que integradas en la Cooperativa San Expedito de las Cureña han encontrado una forma de vida.

Esta comunidad ubicada a 13 kilómetros de la entrada a Jinotega residen 15 mujeres artesanas del barro, convirtiendo la arcilla en verdadera piezas de cerámica negra, obras que son exportadas luego a países europeos y también son adquiridas por los nicaragüenses.

Luz Marina Herrera, es la coordinadora de la cooperativa San Expedito de las Cureña, misma que tiene más de 8 años de estar conformada, para protagonismo de mujeres que por muchos años estuvieron enfrascadas en el papel de madres y esposas, pero ahora con el del Gobierno Sandinista, están siendo protagonistas de los cambios.

Reconoce que el apoyo lo han obtenido del antiguo Instituto de la Pequeña y Mediana Empresa, del Instituto Nicaragüense de Turismo y ahora del Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria y Asociativa.

“Ofertamos la original artesanía de cerámica negra, que es la propia cultura de Jinotega, después del café, es la cerámica negra que tiene como característica que el proceso es manual y natural. A nivel nacional esta cerámica es la más cara porque todo el proceso es manual, no lleva pintura ni químico”, detalla Luz Marina.

La cerámica adquiere su color negro, a partir de la quema de hoja de pino seca, explica esta artesana Jinotega que está muy contenta con participar en estas Ferias de la Economía Familiar, ya que permiten que artesanos que viven en los departamentos del interior del país, den a conocer su arte.

“Nosotros hacemos más de 100 diseños y todos se mueven (tiene buena demanda) es una artesanía que es muy conocida, los nicaragüenses la compran y los extranjeros”, dice Luz Marina.

“Estas ferias dan desarrollo a nuestra comunidad, le damos empleo a mujeres solas que necesitan ser útiles, les damos empleo para que pulan las piezas, traen el barro y la leña. Entonces damos empleo y eso da más desarrollo a nuestra comunidad”.

Ferias promueven cultura y amor patrio

Una de las más entusiastas en comprar la cerámica negra, fue la señora Lilly Núñez, habitante de Managua, quien destacó que las Ferias de Economía Familiar vienen a divertir y entretener a las familias, pero también son el lugar indicado para acceder a productos de otras regiones del país.

“Estas ferias nos ayudan a conocer y a querer lo nuestro, ya que tenemos mucha influencia extranjera y estas ferias promueven la cultura y el amor patrio. Venimos a conocer lo de nosotros, a veces no conocemos lo lindo que produce nuestro país y andamos buscando cosas extranjeras malas y feas. (…) Estas ferias por eso son buenas, nos llenan de cultura, de amor patrio, nos gozamos de ver lo nuestro, y descubrimos que aquí hay cosas bonitas que no tenemos porque andar buscando cosas de otros lados”, dijo Núñez.

La Feria de la Economía Familiar en honor a las Fiestas Patrias, participan alrededor de 300 expositores de distintas ramas, desde la esfera comercial a la artesanal y agropecuaria.

Este fin de semana se presentaron diversos artistas nacionales, que mostraron sobre el escenario de la Feria Economía Familiar, bailes nacionales, el folclor y la idiosincrasia de nuestros artesanos

Además de estos artesanos de la madera y cerámica, en esta feria puede encontrar líneas de productos, como los de madera muebles, los artículos de la rama textil vestuario, alimentos tradicionales y vegetales de distintos departamentos de Nicaragua.