A través de la Bolsa de Valores de Nicaragua se negociaron en el mes de mayo 127 millones 951 mil 164 dólares que representan un aumento del 84.63%  en relación con el volumen transado en el mes de mayo del 2015.

Según estadísticas de la bolsa de valores, el Mercado de Reportos Opcionales alcanzó un 82.27% de participación, seguido por el primario con un 15.21%, el secundario con un 1.86%.

La bolsa de valores también registró un incremento en los volúmenes transados acumulados en relación a mayo de 2015, del 57.80%, alcanzando los 592 millones 660 mil 338 en dólares.

Eduardo Ortega, experto de la Bolsa de Valores, el incremento de las transacciones realizadas a través de la bolsa de valores significa que hay liquidez en el mercado de préstamos a corto plazo, con tasas favorables para prestar y captar dinero.

Los mercados que impulsaron las transacciones fueron 20 millones de dólares en el mercado primario; 3 millones de dólares del mercado secundario; y 105 millones de dólares en el mercado de reporto.

Raúl Amador, especialista de la Bolsa de Valores de Nicaragua, precisó que los precios de los commodities (oro, café, azucar) se esperaba que se mantuvieran presionados a la baja, pero el único commoditie que se ha mantenido así es el café entre 110 y 130 dólares y se espera que se mantenga en esos rangos.

Respecto al azúcar, dijo que en este rubro los precios han venido repuntando bastante fuerte desde el año pasado, pasando de 15 dólares por quintal 18 dólares en la actualidad, con una tendencia alcista hacia los 19.50 dólares por quintal.

Amador explicó que en el azúcar se ha tenido una productividad más baja con respecto a los años pasado. "Los azucareros deben incrementar esa productividad para aprovechar los precios en alza que estamos viendo", indicó.

En cuanto al oro, dijo que hay mucha incertidumbre en los mercados internacionales que han movido sus inversiones, ocasionando que los precios suban de los mil 100 dólares a sobrepasar los mil 300 dólares.

En el caso del petróleo dijo que ha venido subiendo fuertemente después de febrero.

"Es bien interesante que el efecto ha sido por la caída en la productividad en Estados Unidos y el tope de la productividad que se ha visto en la OPEP. En Estados Unidos han venido disminuyendo la productividad dado los cierres de petroleras que han cerrado por los bajos precios; y por el lado de la OPEP, a pesar que tienen libertad para exportar y producir, están llegando a un tope de cerca de los 32 millones de barriles diarios. Si Irán entra al mercado con el millón de barriles que se está esperando, podríamos ver una caída en los precios. Mientras esto no suceda, lo que va a dictar el movimiento del precio del petróleo, va a ser la demanda de países específicos como Estados Unidos, China y Europa", explicó Amador.