El doctor Guillermo González, co-director del Sinapred, brindó recomendaciones a las familias nicaragüenses para que tomen medidas de protección ante la llegada de las lluvias.

González enfatizó que las lluvias son una bendición y que traerán buenas cosechas.

“Estas lluvias van a contribuir enormemente a restablecer las fuentes de agua, a que la próxima cosecha nos traiga nuestro querido gallopinto y que nos dé mejores condiciones para este año”.

Recordó que las lluvias de las últimas horas anegaron algunas viviendas, el Sinapred atendió a todas las familias afectadas en diferentes partes del país.

“Anegamiento en algunos lugares, especialmente Managua, Villa El Carmen, Nandaime, por el río Ochomogo, sin embargo el sistema atendió a esas familias afectadas y estuvo acompañándolos desde el inicio”.

Explicó que en las zonas rurales, donde hay laderas y volcanes, como en San Cristóbal y Concepción, es necesario que la población se aleje de los señales dónde puede haber deslave o escurrimiento de agua.

“Es muy importante que tengamos claro que después de uno o tres días de lluvia intensa en esas laderas empinadas se pueden producir masas de lodo, desprendimiento de rocas, recomendamos que nos alejemos de esos pequeños cauces que se van produciendo en las laderas”, resaltó González.

“Veamos si vienen las piedras solas sin que nadie las haya movido, esa es una señal de un posible deslave y el otro elemento que los árboles que en general crecen verticales comienzan a inclinarse”, recalcó.

Insistió que la población debe ser prudente y no cruzar los ríos ya que el caudal de estos aumenta producto de las lluvias.

“Hemos visto que las lluvias vienen acompañadas de pequeños cicloncitos, entonces tenemos que irnos a la zona más segura de la casa para evitar que el techo que salga volando dañe la integridad de las personas”.

Sobre el tema de la rayería, insistió que hay que alejarse del tendido eléctrico, no usar celulares cuando hay intensa rayería y retirarse de árboles que puedan servir como pararrayos.

En las ciudades, los habitantes deben apartarse de los cauces, los adultos deben asegurar que los niños estén lejos de los cauces, puentes colgantes y corrientes de agua.

“Si no tenemos urgencia de ir a algún lado es mejor quedarnos en nuestras casas, pero si ya andamos en la calle todas las personas traten de ser prudentes y no atravesar calles que se miren inundadas (…) igual que al peatón las corrientes pueden arrastrar un vehículo, por eso lo fundamental es evitar exponer a las personas a riesgos”.

Respecto a los muros dijo “Hay que prever que pueda darse algunos socavamientos que puedan afectar a aquellas familias que están muy próximas a un muro alto”.

El co-director del Sinapred, finalizó diciendo que los niños que regresan a sus casas después de las clases no deben pasar cerca de muros y corrientes de agua.

A través de las radios se estarán pasando spots para concientizar a las familias de la importancia de protegerse ante la llegada de las lluvias.