Al tomar la palabra, Monseñor Eddy, transmitió a los nicaragüenses un saludo fraterno y las bendiciones de parte de Su Eminencia el Cardenal Miguel Obando y Bravo, en el marco de la celebración del Día de la Independencia de Nicaragua.

Montenegro recordó que en esta tarde gloriosa todos los nicaragüenses pensamos en todos los momentos que se vivieron en la Independencia y dijo que aunque le juramos lealtad al pabellón nacional, debemos recordar que Dios nos ha dado sabiduría para que en Nicaragua se construya la Paz como hija de la Reconciliación.

Montenegro  exhortó a los jóvenes, para que ellos, como autores del futuro y constructores del presente levante la antorcha de la Sabiduría, del estudio y del Amor a sus padres, reconociendo sus esfuerzos, “para que mañana ustedes también lleven esa pabellón y esa antorcha de generación en generación construyendo la solidez de una Patria que amamos todos los  nicaragüenses”.

El alto prelado felicitó al Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, porque durante su gobierno se han construido nuevas escuelas en lugares de difícil acceso. “Ahí hay aulas para impartir el bien del saber”, afirmó Montenegro.

“Aquí  mismo hemos visto institutos casi cayéndose  que hoy están reconstruidos.  Entre ellos me felicito porque se  está terminando mi colegio donde estudie  la primaria y la secundaria el que se llamaba Primero de  Febrero y luego Rigoberto López Pérez”, comentó Montenegro.

Monseñor Eddy invocó la presencia del Altísimo sobre cada nicaragüense, para que continúe iluminando a las autoridades y para que llene de sabiduría a todos los estudiantes para que puedan coronar sus estudios y las carreras que anhelan. “Eso que piensan, eso que ven en el horizonte  se hará  cada día mas próximo a sus vidas”, aseguró.

Finalmente expresó “que el Señor los bendiga, los fortalezca en la Sabiduría  y sobre todo que nos prepare siempre a ser  hombres y mujeres jóvenes capaces  de vivir la Reconciliación y la Paz en Nicaragua”.