Dicho acto se realizó en la Plaza de la Revolución, en donde participó toda la comunidad educativa de la ciudad de Managua.

El comandante Daniel y la compañera Rosario estuvieron acompañados por Monseñor Eddy Montenegro; la Ministra de Educación, Miriam Raudez; el Viceministro de Educación, José Treminio; el asesor presidencial en temas educativos, Salvador Vanegas; así como también representantes de las diferentes manifestaciones de la juventud organizada.

Durante su discurso, el mandatario nicaragüense destacó el valor de la juventud para lograr la construcción de la paz, la justicia y la libertad.

“No se puede pensar en un presente y en un futuro de paz, de justicia y de libertad sin la participación de la juventud”, dijo Daniel.



Para el comandante, los niños nicaragüenses deben contar con una formación integral.

Recordó que durante todo este mes los estudiantes han estado marchando todos los fines de semana por la Avenida Bolívar, con lo cual se busca no limitar la conmemoración de la Independencia y de la Batalla de San Jacinto a los días 14 y 15 de septiembre.

Señaló que este sábado 15 de septiembre en que se celebra el 191 aniversario de la Independencia de Centroamérica, desfilaron los estudiantes en todos los municipios y comunidades del país, inclusive en León y Chinandega, donde se tienen decretadas alertas verde y amarilla, respectivamente, como consecuencia de la actividad sísmico-volcánica que se ha venido produciendo.

Señaló que la decisión de que se marchara en estos lugares se tomó luego de evaluarlo con el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), en base también a las consultas que este hizo con organismos internacionales.

La orientación en este caso fue, sin embargo, que los estudiantes marcharan temprano por la mañana.

Historia de heroismo y orgullo

Durante su discurso, Daniel recordó que la lucha independentista se manifestó en Nicaragua desde inicios de la colonia, cuando surgió la figura heroica del cacique Diriangén.

Destacó que en todas las Américas se impuso el colonialismo, en algunos casos el español, en otros el portugués y en otros el francés.

Señaló que la primera nación en liberarse en América después de que los Estados Unidos se liberarán del colonialismo inglés, fue Haití, donde asumieron el control de esa república autoridades de raíces africanas.

Tras la independencia de Haití nació la aspiración de México de lograr su libertad con el grito independentista del Padre Hidalgo.

Daniel recordó que con la independencia de Centroamérica en 1821 es  que se empieza a construir la nación y el estado nicaragüense, ello dentro de la unidad centroamericana.



El comandante señaló que tras lograrse la independencia años después, ya en 1856 los nicaragüenses tuvieron que defender la patria del invasores norteamericanos encabezados  por William Walker.

Expresó que durante la Batalla de San Jacinto todos los nicaragüenses se unieron en defensa de esa identidad nacional que venía construyéndose y que estaba tratando de ser arrebatada por las fuerzas más tenebrosas de los Estados Unidos, quienes tenían bajo sus objetivos no solo a Nicaragua, sino también a toda Centroamérica.

Destacó en este sentido el ejemplo heroico del sargento Andrés Castro, quien durante esa batalla al quedarse sin municiones tomo una piedra y derribó al invasor.

La Piedra, en manos de la Juventud, para luchar contra la pobreza

Para Daniel ese acto de heroísmo y de entrega de Andrés Castro fue retomado más tarde por Benjamín Zeledón, el General Augusto C. Sandino, el Comandante Carlos Fonseca y el Frente Sandinista, hasta que se logró la victoria revolucionaria de 1979.

“Ahora la piedra para luchar por la justicia está en manos de todo el pueblo, en manos de la juventud”, afirmó, recordando que ahora la lucha es contra el analfabetismo y la pobreza, así como también para que el pueblo pueda tener un mejor trabajo, para que se sigan construyendo más viviendas y para que se proteja el medioambiente.

El mandatario indicó que los nicaragüenses deben continuar trabajando y desarrollando la patria que todos quieren, bajo los principios del Cristianismo, Socialismo y Solidaridad.

“Sin 15 de septiembre de 1821 no hay 14 de septiembre de 1856, no hay Batalla de San Jacinto. Ya después del 15 de septiembre, teníamos una identidad que empezaba a construirse, a desarrollarse, que defender los nicaragüenses, y hoy con educación, con salud, con programas solidarios, con amor, con Cristianismo, con Socialismo, con Solidaridad tenemos que seguir trabajando todos para vernos y tratarnos, sobre todo, como hermanos”, afirmó.

Al final de su discurso el comandante tomó el juramento a la bandera a todos los jóvenes estudiantes que participaron en estos actos conmemorativos de las Fiestas Patrias.