Los jefes de Estado de los países miembro de la Asociación de Estados de el Caribe (AEC) manifestaron este sábado su apoyo al Gobierno de Venezuela y alertaron sobre la desestabilización en la región a causa de la arremetida imperial.

La manifestación de respaldo se produce durante la VII Cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de la AEC, que se desarrolla en La Habana, Cuba, con el objetivo de avanzar en la definición de estrategias para avanzar en el camino de paz en el Caribe y para enfrentar los retos del desarrollo sostenible y el cambio climático.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, fue el encargado de dar inicio a esta cumbre, y durante su alocución advirtió que los gobiernos de la región no pueden permanecer indiferentes a la turbulencia que tiene lugar en América Latina como consecuencia del ataque imperial contra los mandatos progresistas.

Asimismo, reiteró su apoyo incondicional hacia Venezuela y el Gobierno constitucional de Nicolás Maduro que enfrenta una embestida del imperio de socavar la soberanía, independencia y de la autodeterminación de ese país.

Cooperación y solidaridad

Por su parte, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, resaltó el ejemplo que Cuba ha brindado para enseñar que "cooperación es solidaridad, especialmente cuando las cosas no sobran" y agradeció las múltiples ayudas que ha recibido de la Isla entorno a las crisis que ha vivido su país por el cambio climático.

Durante su intervención, Hernández llamó a la unidad de los pueblos y lamentó que no exista pleno concenso entre todos los países miembros.

Asimismo, apuntó que "el ser la región más desigual del planeta es una razón para mantener la unidad" y consideró que el hecho de que la desigualdad que viven los pueblos no es por causa de ellos mismos, constituye una razón importante para reclamar indemnización para el pueblo.

El presidente también expresó su solidaridad a los países hermanos del Caribe, que son especialmente vulnerables al calentamiento de global y a la elevación del mar.

"La Asociación tiene mucho por hacer. Pero así como nosotros estamos asumiendo la responsabilidad, también tiene mucho por hacer los países desarrollados que generan la mayoría de los gases que producen cambio en el clima del planeta", expresó.

Panamá en favor de la unidad

El presidente de Panamá, Juan Carlos Valera, también expresó su solidaridad con Venezuela y manifestó su apoyo a la unidad de la región caribeña.

"Panamá quiere en este momento expresar su solidaridad con la hermana República de Venezuela, y formula votos para que las diferentes fuerzas políticas de ese país encuentren una solución pacífica por la vía del diálogo y que asegure el orden constitucional democrático", dijo.

Asimismo, durante su intervención en la VII Cumbre de la AEC, Valera ratificó su respaldo al proceso de Diálogos de Paz para Colombia que se lleva a cabo desde 2012 en La Habana, a fin de acabar con más de medio siglo de conflicto armado.

El presidente panameño consideró que no se puede permitir que las diferencias de criterios entre los gobiernos, en referencia a un solo tema, comprometan las relaciones bilaterales ni generen tensiones entre dos o más Estados.

Valera aprovechó la oportunidad para invitar a los presentes a la inauguración del Canal Oceánico panameño, que se realizará el próximo 26 de junio.

Granada defiende el crecimiento económico

El primer ministro de Granada, Keith Mitchell, rindió tributo al trabajo realizado por los miembros de la AEC, a través del cual, se ha logrado incrementar la capacidad económica de la región y ha contribuído al éxito en la Cumbre del Cambio Climático en París.

"La AEC tiene la oportunidad de presentar estrategias que traigan como resultado un beneficio sostenible para los pueblos de la región", dijo Mitchell durante su alocución.

Asimismo, consideró imperativa la proposición de tratados que contribuyan a la esencia de ese vínculo, y propuso la creación de agendas sencillas sobre el turismo, el transporte y el comercio para garantizar el crecimiento de la región.

En la VII Cumbre del Caribe participan representantes de sus 25 Estados miembros, los siete asociados, 21 países invitados y nueve organizaciones internacionales en calidad de observadores.

Incrementar las potencialidades del comercio, la necesidad de identificar y promover las posibilidades de cooperación económica al interior de la zona y la aplicación de estrategias para favorecer el transporte en la región también estuvieron entre los temas que se abordaron hoy en las conferencias paralelas a la cita.