El papa Francisco decretó hoy la expulsión de aquellos obispos que muestren un comportamiento negligente u oculten información sobre casos de abusos sexuales hacia menores o adultos vulnerables.

La Santa Sede publicó este sábado un documento papal para reforzar los artículos del Código de Derecho Canónico en los que se estipula la posibilidad de destitutir a un eclesiástico por "causas graves".

"Con el presente documento pretendo precisar que entre las denominadas causas graves se incluye la negligencia de los obispos en el ejercicio de sus funciones, particularmente en relación con los casos de abusos sexuales a menores y adultos vulnerables", señaló el sumo pontífice.

La reforma entrará en vigor a partir de este domingo, según informó el Vaticano.

En junio de 2015 Francisco ordenó la creación de un tribunal especial dedicado a juzgar a los obispos que cometan delitos de abuso de oficio, como ocultar a sacerdotes o religiosos pederastas.

El procedimiento jurídico que hasta ese momento no existía se aprobó por cinco años.

El jefe de la Iglesia católica ha denunciado en varias ocasiones casos de clérigos que abusan de niños y que son trasladados de parroquia en parroquia en lugar de apartarlos y llevarlos ante las autoridades.