Intervención de la República de Nicaragua en la reunión preparatoria de la VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe, sobre la propuesta nicaragüense para incluir el párrafo referente a indemnización por pérdidas y daños debido a los efectos del cambio climático:

INTERVENCIÓN DE NICARAGUA EN LA DEMANDA POR INCLUIR MECANISMOS DE INDEMNIZACIÓN POR PÉRDIDAS Y DAÑOS DEBIDO AL CAMBIO CLIMÁTICO

Señor Presidente-

Si bien esto no es un foro de cambio climático, si es un foro político del Caribe, que va a convertirse en una Cumbre pasado mañana, y no hay mayor amenaza al futuro del Caribe que el Cambio Climático.

Esto debido a las alzas del nivel del mar, las pérdidas de costas y arrecifes de corales, la penetración de acuíferos, los cambios en las temperaturas y niveles de precipitación necesarios para la producción que garantiza la seguridad alimentaria y la exportación. También inciden las depresiones, las tormentas tropicales y los huracanes. Las frecuencias de rotación de El Niño y La Niña y su intensidad, así como otros fenómenos; todo lo anterior condiciona las sequías y las inundaciones.

El mayor impacto del cambio climático se siente ahora y que se va a sentir con el tiempo será por las pérdidas y daños. Estos pueden pasar de ser obstáculos al desarrollo a ser verdaderas catástrofes para nuestros pueblos, sobre todo para las familias que viven de la agricultura de subsistencia y la pesca, así como los pueblos indígenas y otros que viven en contacto directo con la Madre Naturaleza. Estos son además los más pobres.

Las adaptaciones al cambio climático son para reducir los riesgos de las pérdidas y daños en la medida de lo posible, lo que va a ser cada vez más difícil debido a los requerimientos que aumentan geométricamente.

Esto porque el aumento de impactos y pérdidas y daños expanden exponencialmente con cada centígrado de aumento de la temperatura. Recuerden que los 3°C a que nos conduce el Acuerdo de Paris, tal como está, representa de 4 a 6 grados de aumento en nuestros países.

O sea, no reconocer la necesidad de un mecanismo de indemnizaciones para hacer frente al cambio climático viene a ser una irresponsabilidad histórica, moral, económica, política y legal.