El Ministerio de Salud (MINSA) durante una conferencia de prensa brindó las recomendaciones necesarias que deben ser tomadas en cuenta por los nicaragüenses ante la presencia de fenómenos naturales como sismos, inundaciones y cualquier eventualidad que ponga en riesgo la vida.

El Minsa cuenta con planes especiales en las diferentes unidades de salud, de tal manera que al momento de un incidente mayor se pueda atender sin dificultad a quienes lo ameriten, logrando así estar al frente de la emergencia.

“En cada hospital estamos clasificando la gravedad del paciente que está ingresado para saber si estamos en capacidad de darle de alta y este pueda ser atendido su sus casas, de tal manera que obtengamos mayor cantidad de camas disponibles para atender a los pacientes que pudieran resultar afectados por un desastre” refirió la doctora Kenia Grillo, Directora del Hospital Manolo Morales.  

Así mismo, las unidades hospitalarias cuentan con puestos de mando, cada uno con un plan de emergencia previamente definido y el personal necesario para incorporarse a sus unidades al momento de un desastre y reforzar las atenciones.

“Está plenamente identificada la existencia de insumos médicos, tratamientos y materiales de reposición periódica que se necesiten para atender a lesionados y posibles víctimas, también contamos con reservas de sangre y sus derivados. Así mismo tenemos  reservas de agua, alimentos, ambulancias y plantas generadoras de energía” añadió.

Las autoridades médicas destacaron la importancia que desde el hogar y albergues en caso de ser necesaria la creación de los mismos, se tomen las acciones necesarias para enfrentar la situación, garantizar la salud y prevenir las enfermedades.

“Dentro de las viviendas y albergues se debe cuidar la calidad del agua de consumo humano almacenándola en recipientes tapados, es importante hacer un adecuado manejo de la basura para evitar la presencia de vectores, evitando las enfermedades, así mismo se debe tener un adecuado control de las excretas y extremar las medidas higiénicas en la preparación de alimentos”, expresó la doctora Martha Reyes.

Otra de las acciones a tomar en cuenta es la creación de los kits personales y familiares, los que deben contener elementos básicos para la atención tales como gasas, algodón, tratamientos para el dolor y los medicamentos de los pacientes crónicos.   

Así mismo, se ha venido trabajando en la creación de las redes de atención comunitarias, las que permitirán una atención temprana en los barrios y comunidades, brigadas conformadas por estudiantes y la población en general, los que cuentan con las capacidades y conocimientos necesarios para atender una emergencia.

“En todo el país se han organizado los puestos de mando y en los centros de salud contamos con servicios de emergencia con sus kits de abastecimiento de medicamentos. De igual manera tenemos 43 mil 489 estudiantes y siete mil 816 brigadistas que han recibido cursos de primeros auxilios, listos para activarse y trabajar con nuestras unidades de salud”, destacó el doctor Carlos Cruz.

Dentro del plan de respuesta también se contempla el traslado de pacientes de un departamento a otro en caso de ser necesario y el reforzamiento de las unidades de salud ubicadas en el sitio donde se reportó la calamidad, así como la instalación de hospitales de campaña.