La actividad sísmica de este martes es de origen tectónico y no volcánico, de acuerdo a Wilfried Strauch, asesor científico del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER).

El sismo de este martes tuvo varias réplicas pequeñas y tuvo sismos premonitores, por lo que se piensa, corresponde al inicio de un enjambre. “No es un sismo normal que tiene un evento fuerte primero y después las réplicas. Es un sismo más complicado, tuvo sismos anteriores”, explicó.

Strauch aseguró que las réplicas con la misma intensidad e inclusive mayores podrían continuar en los próximos días, por lo que llamó a estar preparados y acatar las orientaciones de SINAPRED.

El evento, fue catalogado por el experto como “pequeño” respecto a los ocurridos en 2014 en el lago de Managua, de magnitud 6.3, dos unidades superior, lo que equivale a 1000 veces más energía.

Sin embargo, será el comportamiento de la actividad lo que llevará a los científicos a catalogarlo como enjambre o no.

“Por el momento la actividad no es destructiva. Nos alerta que Managua es una ciudad bajo riesgo sísmico, todos sabemos esto y tenemos que estar preparados para cualquier evento”, precisó.

Red sísmica muy buena

El asesor del INETER expuso que gracias a la red sísmica de Nicaragua el evento fue detectado en sólo 40 segundos, evidencia de la efectividad del sistema.

Al mismo tiempo, presentó un mapa de las réplicas donde se muestra que los sismos ocurrieron muy cerca de la falla del aeropuerto, pero no cae directamente sobre la misma.

No obstante, recordó que la localización de los eventos es a varios kilómetros de profundidad y que en este punto, no cuentan con estaciones de medición.

Recordó que en el sur de Managua existen fallas como las de Ticuantepe, donde en el pasado reciente se reportaron enjambres sísmicos.