La Red Sismológica Nacional (RSN) de Costa Rica reportó hoy que desde abril pasado detectó 26 sismos al sur de las localidades de Escazú, Santa Ana y Ciudad Colón, todas en la capital costarricense.

Los movimientos telúricos presentaron magnitudes entre 1,8 y 3,3 y a profundidades menores a 13 kilómetros, refiere el informe de la RSN, divulgado en su sitio web, el cual agrega que los temblores tienen una dirección suroeste-noreste desde el sur de Ciudad Colón hasta el oeste de Escazú, a lo largo de 10 kilómetros.

Para los expertos de la entidad de la Universidad de Costa Rica apuntan que la tendencia de los epicentros de loss temblores del enjambre sísmico sugiere que la Falla Salitral podría ser la fuente de la sismicidad. No obstante, añaden, la falla Escazú también se encuentra muy cerca de la zona.

El reporte indica que los habitantes del oeste de la Gran Área Metropolitana, donde reside el 60 por ciento de los 4,8 millones de costarricenses, percibieron 10 de los sismos, el mayor de ellos de una magnitud de 3,3 registrado el 9 de mayo pasado.

Esas personas -prosigue- revelaron que los temblores tienen corta duración, baja intensidad, pero acompañados de un ruido o retumbo, lo cual es típico de los sismos superficiales cuando son sentidos cerca del epicentro.

Tras señalar que estarán al tanto de esta actividad sísmica, los expertos de la RSN advierten la importancia de la preparación de la población para enfrentar los temblores en todas las zonas de esta nación centroamericana, donde son muy frecuentes.