Si bien la Policía Nacional hace ingentes esfuerzos por garantizar el tránsito vehicular con seguridad en todo el territorio nicaragüense, a través del Plan Nicaragua Mejor, aún hay algunos conductores que siguen desoyendo las recomendaciones y continúan conduciendo en estado de ebriedad.

Durante un informe de los resultados alcanzados en la semana del 23 al 29 de mayo, la Policía de Tránsito manifestó que estuvo presente en 178 puntos de regulación vial, con un total de 268 agentes.

El Jefe de Seguridad de Tránsito, Comisionado Mayor Roberto González, explicó que en Managua el día sábado a partir de las 10:00 de la noche se ejecutó el plan conocido como Seguridad Vial por la Vida. En este se dispusieron 110 fuerzas en 8 puntos de control, lográndose 116 traslados hacia las estaciones policiales.

De todos estos traslados, 60 correspondieron a motociclistas: 46 por estado de ebriedad, 12 por no portar licencia y 2 por no portar la circulación. También se detuvieron a 56 automovilistas: 48 por estado de ebriedad, 6 por no portar licencia y 2 por obstrucción.

González subrayó que además de eso, a largo de la semana se aplicaron 1 mil 550 multas: 508 por desatender las señales de tránsito, 592 por invadir carriles, 235 por giros indebidos, 85 por obstruir la libre circulación, 78 por adelantar en línea amarilla y 52 por no usar el casco.

De la misma forma se atendieron 688 accidentes de tránsito, emitiéndose 663 resoluciones y quedando pendientes solo 25 por notificar.