Ana Solórzano es una de las tantas habitantes del barrio Mirna Ugarte ubicado en el distrito III, ella junto a sus hijos garantiza la limpieza de su vivienda con el fin de evitar que los zancudos se reproduzcan en los recipientes con agua o en algún recipiente que se encuentre en su patio.

A diario inspecciona su vivienda y cada vez que los brigadistas del Ministerio de Salud se presentan para llevar al cabo el proceso de fumigación, les permite el ingreso a su humilde pero limpia vivienda.

“La fumigación ayuda a que nuestra salud no sea perjudicada por los mosquitos más ahora que ocasionan tantas enfermedades que provocan la muerte, yo siempre estoy haciéndole el llamado a los vecinos a que colaboren porque la salud es responsabilidad de todos” señaló.

De igual manera doña Sofía Ortiz se suma a la lucha anti epidémica de cara a garantizar su buen estado de salud y la de sus nietecitos, tomando en cuenta que son dos de los sectores más vulnerables a las enfermedades.

“Acá estamos limpiando los patios y aceras del barrio para que los mosquitos no se proliferen y no causen daño, el Minsa trabaja muy bien pero siempre nosotros debemos sumarnos al esfuerzo para que tengamos comunidades limpias y sanas” externó.

Por su parte, los brigadistas de salud recomiendan a la población estar siempre anuentes a la labor preventiva de las enfermedades, lo cual permitirá que los índices de afectados por los mosquitos disminuyan.

“Es una preocupación de nuestro gobierno garantizar la salud del pueblo, sin embargo es necesario que las personas abran sus viviendas y dejen que las fumiguemos en cada uno de los ciclos, así mimos, deben mantener limpios sus patios más ahora que las lluvias son repentinas y el agua se acumula en espacios que muchas veces son insignificantes pero se vuelven focos de mosquitos” finalizó Francisco Ríos.