Los visitantes del Museo de Arte Moderno de San Francisco, confundieron unos anteojos que se encontraban en el suelo, con una de las obras de arte que se exhiben en este icónico espacio.

Los anteojos fueron colocados en el suelo intencionalmente por un joven bromista de 17 años, quien vio cómo poco a poco la gente comenzó a rodear el objeto, “admirados” por la improvisada pieza artística.

El joven, de nombre TJ Khayatan, tomó fotografías del momento y las publicó en Twitter.

Las imágenes se volvieron virales casi de forma inmediata.

"Estoy de acuerdo en que el arte moderno puede parecer una broma a veces, pero el arte es una forma de expresar nuestra propia creatividad", dijo .

"Algunos pueden interpretarlo como una broma, algunos podrían encontrar un gran significado espiritual en él. Al final del día, lo veo como un placer para las personas de mente abierta e imaginativas".