Representantes de los talibanes afganos confirmaron la muerte del líder del grupo, Mullah Akhtar Mohamed Mansur, durante un ataque de la Fuerza Aérea de Estados Unidos el pasado 20 de mayo en la zona fronteriza entre Afganistán y Pakistán.

La organización islamista estará encabezada desde este miércoles por Haibatullah Akhunzada, quien antiguamente era responsable del poder judicial de los talibanes y número dos de Mansur.

El Ejército estadounidense había informado el pasado sábado sobre el ataque en una zona remota en Pakistán, cerca de la frontera con Afganistán, y que era "muy posible" que en el bombardeo hubiera fallecido el número uno de los talibanes afganos.

Mientras que un miembro no identificado del grupo en un mensaje publicado en la aplicación Telegram y citado por la agencia de noticias DPA, indicó que "la muerte del mullah (Akhtar Mohamed) Mansur en el ataque de un dron carece de fundamento, está vivo y no hubo ningún ataque en su contra".

Después de 24 horas de silencio, el gobierno de Pakistán acusó a Estados Unidos de violar su espacio aéreo al bombardear al presunto convoy del mullah Mansur e informó que está intentando identificar el cadáver y comprobar si se trata del jefe talibán.

"Pakistán desea manifestar de nuevo que el ataque con un dron fue una violación de su soberanía, una cuestión tratada con Estados Unidos en el pasado", señalo la Cancillería en un comunicado.

El presidente Barack Obama declaró que la muerte de Mansur marca "una importante encrucijada" en los esfuerzos por llevar la paz a Afganistán.

Mansur, que al parecer tenía unos 50 años, murió abatido por un dron estadounidense cuando viajaba en su vehículo en la provincia de Baluchistán, en el sudoeste de Pakistán. Era el sucesor del fundador del Talibán, el mulá Mohamad Omar, cuya muerte ocurrió en 2013.