El ex jefe de la oficina francesa de la lucha contra la droga (OCRTIS) François Thierry estuvo implicado en la importación a Francia de varias decenas de toneladas de cannabis, afirma este lunes el diario Libération, que publica el testimonio de un hombre que trabajaba para ese organismo.

La Fiscalía de París ya ha abierto una investigación preliminar para determinar si, tal y como se sospecha, Thierry facilitó la entrada en el país de la droga con la complicidad de uno de los mayores traficantes europeos, contratado por él.

Las alarmas saltaron el pasado octubre, tras una incautación récord de 7.1 toneladas de cannabis. Una factura examinada por la Fiscalía puso a los investigadores sobre la pista de ese informador de la OCRTIS.

El hombre, identificado como Sofiane S., efectuaba las llamadas ''entregas vigiladas'', que permiten la entrada de droga bajo el control de un magistrado con el objetivo de desmantelar las redes de la reventa a su llegada.

Pero según el diario Libération, ese agente encubierto, detenido en Bélgica el pasado febrero, gozaba de la protección de alto nivel de Thierry, gracias a la cual llevaba a cabo ''sus actividades'' sin ser controlado.

La red ha sido destapada por otro informador, Stéphane V., que fue contratado también por Thierry para vigilar entre marzo y abril de 2012 una casa de la localidad malagueña de Estepona que se utilizaba como lugar de carga y descarga de cannabis procedente de Marruecos y con destino a Francia.

Stéphane V. denuncia que solo una parte de las lanchas ''go fast'' en las que se transportaba el cannabis eran interceptadas por las fuerzas del orden, y apunta que el tránsito de cantidades tan grandes de droga es imposible que pudiera llevarse a cabo ''sin complicidades'' o por una ausencia total de control.