El actor no pierde su sentido del humor.

Tras el éxito conseguido como Walter White en Breaking Bad, Bryan Cranston se ha caracterizado por realizar papeles dramáticos y bastante serios, sin embargo, el actor no pierde el sentido del humor que tenía cuando interpretaba al papá de Malcolm. En su última visita al show de Jimmy Kimmel, Cranston aprovechó de crear su fiesta de 60 años perfecta.

El sketch de 15 minutos es una parodia del show Sweet Sixteen de MTV y muestra a Bryan viviendo con sus padres y contratando al planificador de fiesta Jimby Kimble para organizar sus Sweet 60. Durante el vídeo se puede ver la participación de Bob Odernik, Aaron Paul, Sisqó y más.

Acá el video: