La misión de Nicaragua ante la Organización de Estados Americano (OEA), consideró este jueves que el proceso de destitución en contra de la Presidenta Dilma Rousseff es "impresentable y antidemocrático", mientras que la de Venezuela rechazó "categóricamente el golpe de Estado parlamentario en curso en Brasil".

El tema de Brasil lo planteó la misión de Bolivia en el último punto del Consejo ordinario, abierto a cualquier asunto, y se pronunciaron al respecto Nicaragua, Brasil y Venezuela.

"Lamentamos que la OEA no se haya dado ni por enterada de la situación de Brasil, no quisiéramos pensar que la OEA esté apoyando golpes de Estado como en el pasado", afirmó el embajador boliviano ante la organización, Diego Pary.