Al cumplirse el 121 aniversario del nacimiento del General de hombres y mujeres libres Augusto C. Sandino, la Embajada de Nicaragua en el Perú acogió a los embajadores de países hermanos y miembros del cuerpo diplomático acreditado en el Perú, así como intelectuales, artistas y luchadores sociales solidarios con la causa del pueblo de Nicaragua.

Ante la presencia de los embajadores de El Salvador, Argelia, Cuba y Venezuela, así como representantes de República Dominicana, Ecuador, Bolivia, Palestina, fueron depositadas sendas ofrendas florales de los países del ALBA, del Instituto Cultural Peruano Sandinista, de la Asociación ASPRATA y de la Embajada de Nicaragua a los pies de la "Sombra de Sandino": escultura en madera realizada por el ebanista Humberto De los Santos​, replicando aquella que custodia Managua desde la Loma de Tiscapa.

En emotiva ceremonia, el pintor Ever Arrascue hizo entrega de un retrato en xilografía de "Augusto C. Sandino" de su autoría. Desde la ciudad de Huancayo trajeron un pergamino con un acróstico con el nombre del héroe de las Segovias. La embajadora Marcela Pérez Silva agradeció a los presentes a nombre del gobierno y el pueblo de Nicaragua.

Pérez Silva recordó que "Hace ciento veintiún años nació por primera vez Augusto Nicolás Calderón Sandino, al día siguiente de que en Dos Ríos cayera peleando por la independencia de Cuba, José Martí. Y digo que fue por primera vez porque el General de hombres y mujeres libres tiene la curiosa costumbre de renacer, cada vez que lo creen muerto. En 1934 por orden de la Embajada norteamericana fue asesinado a traición por Anastasio Somoza. Durante casi medio siglo se prohibió siquiera mencionar su nombre. Sin embargo, en 1961 Carlos Fonseca y Tomás, junto a un grupo de jóvenes revolucionarios, recogieron sus banderas y fundaron el Frente Sandinista de Liberación Nacional. Y en 1979 volvió a entrar Sandino a Managua "bajo lluvia de flores" como él mismo lo había anunciado. En esta segunda etapa de la revolución, Sandino sigue más vivo que nunca: luchando contra la pobreza, declarando cada día nuevos territorios libres de analfabetismo, ganando espacios políticos para las mujeres en puestos de decisión, propiciando la integración con los hermanos centroamericanos, con los hermanos del ALBA, con ese proyecto que nos integra a todos que es la CELAC y que es la materialización del anhelo de Sandino, de la visión de Nuestra América de Martí, del Supremo sueño del Libertador Bolívar".

Luego de la ceremonia los asistentes pudieron degustar bebidas y manjares de Nicaragua como el pinolillo, el macuá, el vigorón y los tostones con queso y crema dulce.