¿Recuerdan las veces que Disney dejó a Daisy Ridley fuera de los set de figuras de Star Wars? ¿O cuando Marvel prescindió de la Viuda Negra en los productos de Vengadores: La era de Ultrón? Pues ahí va otra fechoría más de esta industria que se vuelve tan rancia cuando se juntan en la misma frase mujeres, franquicias y merchandising, según ha informado Shane Black (que anda de entrevistas por su próximo estreno Dos buenos tipos).

Black ha declarado que Marvel le obligó a cambiar el género al villano de Iron Man 3. Un personaje no muy diferente a la Maya Hansen interpretada por Rebecca Hall pasó a ser Aldrich Killian interpretado por Guy Pearce.

Esto es lo que Black ha contado en una entrevista a Uproxx:

Todo lo que diré es que hubo un primer borrador de Iron Man 3 donde tuvimos un un problema: Habíamos puesto a un personaje femenino como villana del proyecto. Cuando terminamos el guión nos llegó una nota informándonos que el proyecto no se pondría en pie, el estudio había cambiado de opinión ya que habían decidido que el juguete no vendería si se trataba de una mujer. Por lo tanto tuvimos que cambiar todo el guión debido a la fabricación de juguetes. No es por Kevin Feige, es Marvel como empresa corporativa.

Efectivamente este tipo de reiteradas decisiones deja a Marvel en una posición muy fea, esperemos que de una vez por todas cambie su dinámica, estrene una película sobre la Viuda Negra y sobre Capitán Marvel y dejen de tener menos en cuenta el dichoso mercado de los juguetes.