El 15 mayo de 2011, la sociedad española salió a la calle para protestar contra la crisis económica provocada por los políticos, y cuyo precio tenían que pagar los ciudadanos de a pie.

Madrid, especialmente la Puerta del Sol, y otras 50 ciudades del país se llenaron por los manifestantes del llamado 'movimiento indignado'. Ahora, cinco años después, el movimiento sigue con fuerza, pero ahora ya dentro de las instituciones estatales, donde ha logrado una amplia representación.

El 15M sigue en pie

Este domingo, los indignados vuelven a las calles madrileñas con una jornada de protesta que se inicia a las 18:00 horas con una marcha desde Cibeles hasta la Puerta del Sol. Conmemoran esta fecha tan importante para el movimiento ciudadano y apoyan al movimiento #NuitDebout (Noche en pie), al que ya se ha llamado el 15M francés.

Un comunicado de la plataforma Democracia Real ¡Ya! (DRY), que fue quien convocó la primera manifestación madrileña hace cinco años, afirma que una jornada internacional de protesta "nos debe llevar a una nueva etapa de luchas coordinadas, porque el cambio de modelo debe ser global".

Los organizadores enfatizan que el movimiento sigue con su papel crucial para la sociedad, ya que hay que luchar contra las medidas de austeridad, el sistema económico injusto, las fronteras, los políticos corruptos y contra el propio concepto de que la política "sea un monopolio de los partidos".

El movimiento ciudadano fue quien inició "la nueva política", no los partidos

Aparentemente el 15M logró una representación de sus intereses a nivel gubernamental a través de partidos como Podemos e Izquierda Unida, que declaran que los valores del movimiento son también los suyos. Sin embargo, organizaciones sociales como Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) o 15MpaRato rechazan que los partidos se apropien de los logros conseguidos. Insisten en que fue el 15M el que inició "la nueva política", no los partidos.

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, también considera que "el cambio en las políticas comenzó con el 15M", que puso sobre la mesa "los temas centrales de la agenda política", cita a la cadena estatal RTVE.

Un activista del 15M, Roberto García-Patrón, comenta que el movimiento ha asumido varias funciones del Estado. "Tenemos bancos de alimentos, estamos defendiendo las personas que están perdiendo sus hogares y además estamos luchando contra las cúpulas bancarias" explica. Según García-Patrón, el 15M busca que confluyan los movimientos a nivel europeo y expresa su solidaridad con los manifestantes franceses.