El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, afirmó hoy que su gobierno desconoce a las autoridades interinas de Brasil ante lo que consideró un golpe contra la mandataria Dilma Rousseff.

Al mismo tiempo dijo que instruyó a su canciller, Hugo Martínez, para que llame a consulta a la embajadora acreditada en la nación suramericana para analizar cómo se desenvuelven los acontecimientos.

El jefe de Estado recalcó que su gobierno es respetuoso de los asuntos internos de cada país y lo es también de la democracia, al referirse a la forma en que la presidenta, Dilma Rousseff, elegida por millones de brasileños fue apartada de su cargo.

Sánchez Cerén recordó que en otras épocas se utilizaban los golpes de Estado militares, pero ahora se ejecutan otras modalidades como los golpes parlamentarios y judiciales para sacar a gobiernos legítimos, como en el caso de Brasil.

"No vamos a reconocer a ese gobierno provisional porque hay una manipulación política", enfatizó.

Añadió que su administración es respetuosa de la voluntad del pueblo y considera que en Brasil se ha vulnerado esa decisión.