China llamó a mantener la estabilidad en Brasil tras la decisión del Senado brasileño de suspender a la presidenta Dilma Rousseff del cargo durante 180 días, y proponer llevarla a un juicio politico, divulga hoy la Cancillería.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Lu Kang, dijo este viernes que este Gobierno sigue de cerca el desarrollo de la situación en la nación suramericana.

El vocero abogó porque todas las partes involucradas en Brasil puedan abordar de manera apropiada ese acontecimiento a fin de mantener la estabilidad política del país, así como el desarrollo social y económico.

Enfatizó Lu que China y Brasil son socios estratégicos integrales y en ese sentido, esta Administración asegura que los nexos de cooperación continuarán.

Por el sufragio llevado a cabo este jueves por el Senado brasileño, existe una gran posibilidad de que Rousseff, a quien le imputan supuestas manipulaciones fiscales en 2014 y 2015, sea apartada definitivamente del poder.

Una gran mayoría de los congresistas votaron a favor de llevar a la mandataria a juicio político, lo que es considerado por muchos un golpe de estado parlamentario.