El Embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Nicaragua, Javier Arrúe, manifestó que el golpe de estado de tipo económico, mediático y legislativo contra la presidenta Dilma Rousseff se opone a la voluntad de más de 55 millones de brasileños y brasileñas que votaron por ella.

Arrúe mencionó que el golpe se da a través de una manipulación de tipo jurídico-legal que no tiene ningún sustento.

En ese sentido, explicó que el poder de ciertos grupos no necesita justificaciones ni razones, pues ellos manejan el poder por la fuerza "y lo están demostrando a nivel mediático y a nivel de las grandes corporaciones".

A la luz de los acontecimientos, Arrúe señala que "debemos despertar y saber que todos los gobiernos progresistas, todos los gobiernos que buscan soberanía, libertad, dignidad para los pueblos somos objetivos estratégicos del imperio y todas las transnacionales e intereses económicos del mundo. Y tenemos que unirnos cada día más. La integración no es una opción, no podemos decir integrarnos o morir, ¡no!; integrarnos y vivir integrados y yo creo que ese es el camino de los pueblos de América Latina y el Caribe".

"Esto es un golpe del sistema democrático burgués que existe en nuestros países y una demostración más que no importan los votos ni la voluntad popular para que los grandes poderes económicos, mediáticos, financieros hagan lo que ellos quieren en contra de la voluntad de nuestros pueblos", reiteró.

Foto: Archivo