Los movimientos sociales convocaron al pueblo a protestar contra la gestión interina del vicepresidente Michel Temer.

Tras conocer la decisión del Senado de abrir el juicio político a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, los movimientos sociales se activaron para defender a la mandataria y a la democracia de ese país.

En las redes sociales el Partido de los Trabajadores (PT) y el Frente Brasil Popular convocaron a los brasileños a movilizarse en las calles de cara al proceso que ha sido denunciado como un golpe de Estado por estar lleno de irregularidades.

Con estas jornadas las organizaciones se pronunciarán en contra de la gestión interina del vicepresidente Michel Temer, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), quien reemplazará a la jefa de Estado durante seis meses.

Los movimientos populares tomaron la decisión la madrugada de este jueves tras conocerse la decisión del Senado. El primer acto del día será una concentración frente al Palacio del Planalto donde reiterarán el apoyo a Rousseff.

Con la consigna “¡Temer jamás! Resistir en las calles por derechos” el Frente Pueblo Sin Miedo hará una protesta en el Museo de Artes de Sao Paulo, en la Avenida Paulista.

Así lo confirmó Guilherme Boulos, de la coordinación nacional del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) e integrante del frente, quien afirmó que permanecerán en “movilización permanente”.

Además, el Levante Popular de la Juventud, en conjunto con otras entidades que se articulan en torno al Frente Brasil Popular, llevarán a cabo frente a los escritorio políticos del PMDB las manifestaciones que han denominado como “Cunha en la cárcel y fuera Temer”.

Hasta ahora están confirmadas las concentraciones en las sedes del partido en 16 estados: Amazonas, Bahia, Ceará, Minas Gerais, Paraíba, Pará, Pernambuco, Paraná, Piauí, Rio de Janeiro, Rondônia, Rio Grande do Sul, Rio Grande do Norte, São Paulo, Paraíba y el Distrito Federal.

“Son dos ideas centrales. La primera, denunciar el golpe institucional, que acaba de pasar a una nueva fase y exigir la salida de Temer: él fue electo para ser vice, no para presidente. La segunda, pedir la prisión de Eduardo Cunha, cuya corrupción es comprobada”, explicó Laryssa Sampaio, del Levante en São Paulo.