El gobierno de Estados Unidos advirtió hoy que el tiempo se agota para tomar medidas ante la inminente emergencia por el virus del zika, y reiteró sus críticas al Congreso por no aprobar millones de dólares en fondos de emergencia.

El vocero presidencial, Josh Earnest, dijo que la falta de estos fondos está aumentando la amenaza del virus, del que hasta ahora se han registrado brotes en Puerto Rico, aún cuando se han confirmado ya decenas de casos importados en Estados Unidos y Hawai.

"El tiempo para prepararse antes de que el zika se extienda en el territorio continental de Estados Unidos se está cerrando rápidamente", advirtió al enfatizar la falta de respuesta del Congreso.

Autoridades de salud advirtieron semanas atrás el riesgo de que "cientos de miles" de personas puedan ser contagiadas con el virus del Zika en Puerto Rico, en lo que podría ser el epicentro del brote que se anticipa en los próximos meses.

El Departamento de Salud había confirmado hasta abril pasado 672 casos de zika en Estados Unidos y los territorios, de los cuales 325 se han presentado en Puerto Rico.

De total de los casos, 64 se registraron en mujeres embarazadas, y las autoridades confirmaron ya el primer caso de microcefalia relacionado con el Zika en un bebé nacido en Hawai.

La secretaria de Salud, Sylvia Mathews Burwell, dijo el mes pasado ante legisladores que las proyecciones apuntan a que habrá transmisiones de Zika en territorio continental de Estados Unidos a partir de julio próximo.

En febrero el gobierno de Barack Obama solicitó al Congreso una partida emergente de mil 900 millones de dólares para apoyar las acciones contra el Zika.

La dilación en la aprobación de estos fondos llevó semanas atrás al Departamento de Salud a disponer parte de los fondos presupuestales emergentes aprobados para el combate de Ébola, en tareas de prevención y combate del zika.

"La amenaza del virus del Zika aumenta. Esta es una emergencia y el Congreso debe actuar ahora mismo", enfatizó Earnest.