Familias de Ciudad Belén, salieron este miércoles de sus casas, para trabajar unidas en la jornada anti epidémica que desarrollaron brigadas del Ministerio de Salud (Minsa), y combatir de esta forma la propagación de los virus zika, dengue y chikungunya.

Tras decretarse el pasado 4 de mayo la Alerta Epidemiológica, las familias de esta comunidad han decidido fortalecer las medidas preventivas, y acatar las orientaciones que emitiera el Gobierno a través del Minsa, para la protección y promoción de la vida.

El Doctor Javier Alfaro, Director del Centro de Salud Roger Osorio, valoró de positiva la actitud que están tomando las familias, al momento de trabajar unidas para combatir el mosquito Aedes Aegypti.

En este sentido, informó que solo este miércoles se fumigaron 1 mil 566 viviendas en Ciudad Belén, donde además en los próximos días se continuará con la erradicación de criaderos de mosquitos y abatización.

“Vamos a tener asambleas con los pobladores del barrio, para explicarles cómo tener un mejor manejo y control de la basura”, anunció el epidemiológo, quien agregó que también se impulsarán campañas de concientización.

Fumigación en Ciudad Belén

La pobladora de esta comunidad, Antonia Fletes, destacó que la lucha antiepidémica es una labor muy importante, sobre todo para la protección de los niños, las embarazadas y los adultos mayores.

“Las familias estamos aportando, abriendo nuestras puertas para que se fumigue, y para que eliminemos esos criaderos”, dijo esta pobladora.

De igual forma, se sumó a esta jornada Roxana Malespín, quien al momento de trabajar en labores de erradicación de criaderos de mosquitos, valoró que pese a que esta comunidad es grande, las brigadas del MINSA están fumigando todas las viviendas.

“Esto me parece excelente, porque se ve que hay una preocupación del Ministerio de Salud por promover estas acciones preventivas”, manifestó Malespín, además de reiterar el llamado a todas las familias capitalinas, a apoyar esta jornada que se desarrolla en diferentes barrios de Managua.

Entre algunas medidas que deben acatar las familias, está tapar los recipientes o depósitos de agua; promover la limpieza en barrios y comunidades; y desarrollar ciclos de abatización cada 30 días.