Los empleados de comida rápida tienen que lidiar con todas las ordenes, fingir que las personas les agradan y ser considerados como empleados simples que no todos respetan y eso no debe ser algo sencillo de sobrellevar.

Sin embargo, unos empleados en Domino’s de Salem, Oregon no dejaron que nada de eso los detuviera antes de salvarle la vida a una persona y convertirse en verdaderos héroes.

Kirk Alexander es un sujeto que ha ordenado pizza de esa sucursal de Domino’s casi todos los días desde hace 10 años. Sin embargo, un buen día dejó de hacer sus ordenes habituales, lo cual preocupó a los empleados del establecimiento. Sarah Fuller, gerente del Domino’s, mencionó: “Algunos de mis empleados mencionaron que no habían visto ninguna de sus ordenes en un tiempo, así que fui a revisar cuánto tiempo había pasado desde su última orden y habían pasado 11 días, lo cual era extraño”.

En la mañana de un domingo, Fuller le pidió a Tracey Hamblen, un viejo empleado de reparto, que fuera a la casa de Alexander para revisar que todo estuviera bien: “No estaba respondiendo cuando tocaba a su puerta, pero las luces estaban encendidas y podías escuchar a la televisión”.

Los empleados entonces decidieron llamar al 911. Cuando los oficiales llegaron al lugar, escucharon a alguien pedir auxilio. Entonces entraron a la casa en dónde encontraron a Alexander con necesidad de asistencia médica inmediata.

Alexander fue llevado al hospital y ahora se encuentra bien. Gracias a la preocupación de los empleados del local de pizzas, el cliente pudo ser auxiliado.