Cuando usamos un dispositivo y exprimimos su rendimiento a menudo aumenta la temperatura del terminal. Esto es normal, hasta cierto punto al menos, pero no debemos descuidar este asunto. Un mal funcionamiento en la refrigeración del hardware puede fundir los componentes internos en el mejor de los casos.

El principal sospechoso: la batería

Cuando una batería está gastada, el procesador del smartphone intenta compensar este defecto aumentando la carga. Esto, en la práctica, se convierte en un círculo vicioso y en cada ciclo de carga el procesador fuerza los niveles más y más. Al final esto se traduce en un aumento de temperaturamuy dañino para el hardware.

Daños causados por el agua

Hay quien tiene la costumbre de escuchar la radio o las canciones de su smartphone mientras se ducha y, aunque sea un móvil resistente al agua, el vapor no es recomendable. La exposición al agua produce frecuentemente sobrecalentamiento en el dispositivo.

Ventilación defectuosa

En muchas ocasiones una simple ranura de ventilación obstruida puede ser la causa del sobrecalentamiento del teléfono. En los móviles la temperatura aumenta progresivamente pero, una vez cruzado determinado umbral, el aumento del calor se acelera. Lo mejor es contar con una aplicación que monitorice todos estos parámetros y nos ayude a mantener bajo control este aspecto.

El uso y abuso de la multitarea

Acumular procesos en segundo plano hace bastante daño al móvil. Las consecuencias van más allá del lag, también se produce un aumento de la temperatura. Es aconsejable utilizar alguna aplicación de gestión del móvil que nos permita liberar la memoria RAM. Debemos acostumbrarnos a eliminar procesos en segundo plano como una rutina más.

Dale un respiro al procesador

Así de sencillo: apágalo de vez en cuando. Dejar reposar el dispositivo en determinados intervalos regulares de tiempo (por la noche por ejemplo) prolongará la vida útil de todos sus componentes y evitará que se sobrecaliente. Algunos Smartphone incorporan la opción de programar el encendido y apagado para olvidarnos de esto.