“Después de la explosión del 8 de septiembre la actividad del volcán (San Cristóbal) registra una microsismicidad de baja intensidad”, dijo el compañero Javier Mejía, director del INETER.

Agregó que los equipos de vulcanólogos que se encuentran monitoreando al coloso chinandegano, reportan poca emanación de gases con vapor de agua, en una columna que alcanza una altura estimada entre los 250 y 300 metros sobre el borde del cráter, que se mueve en dirección oeste.

“El volumen de dióxido de azufre medido entre las 7 y 8: 30 de la mañana del día de hoy 10 de septiembre, entre Chinandega y el Guasaule fue de 1,626 toneladas por día, muy por debajo de lo medido el día de ayer”, reza parte del informe leído por Mejía ante los medios de comunicación.

En un informe dado a conocer el domingo, las mediciones de azufre realizadas en horas de la mañana de ayer, revelaron que se registraron hasta 3,221 toneladas por día, muy por encima de su emanación normal de entre 550 y 700 toneladas.

“Con esta información estamos diciendo que la actividad del volcán San Cristóbal ha disminuido, por lo tanto es una situación que favorece las condiciones que podían presentarse en caso de un evento extremo”, expresó el funcionario.

Telica también vigilado

En este informe, también se dio a conocer la situación en torno al volcán Telica, en el departamento de León, destacando Ineter, que se mantiene abundante emanación de gases, mezcladas con vapor de agua, con altura que alcanzan entre 100 y 200 metros sobre el borde del cráter y se mantiene un sonido tipo jet.

Explicó que los expertos observaron en el fondo del cráter del Telica, dos fumarolas incandescentes, cuyas temperaturas alcanzaban los 333 grados celcius en las primeras horas de la mañana.

Igualmente el muestreo hecho a la amplitud sísmica  en tiempo real del volcán se encuentran entre los parámetros normales, característicos de un volcán activo, agregó Mejía.

En relación al volcán Apoyeque ubicado en la zona occidental de Managua y que había registrado un enjambre sísmico, el experto aseguró que esta sismicidad ha cesado y el último movimiento se registró el pasado sábado.

Este comportamiento es similar a los registrados desde el año 2000. Esta microsismicidad se correlaciona a la falla activad de Nejapa, sostuvo Mejía.
Sobre las condiciones climáticas en esta zona, se informa de incremento de nubosidades acompañadas con chubascos y tormentas eléctricas al final de la tarde.

Mejía concluyó asegurando que el INETER sigue monitoreando la actividad de la cadena volcánica de Nicaragua, además se estarán monitoreando los gases (dióxido de azufre) y recolectando muestras de cenizas en cada uno de los colosos estudiados en este momento.

Al final de la comparecencia el compañero Fabio Segura, asesor técnico del INETER, destacó que la actividad volcánica reciente tiene algún grado de relación con los sismos que se han registrado.