Decenas de capitalinos de muchos barrios coparon las bancas de la Catedral Metropolitana de Managua para celebrar el 36 aniversario de la primera aparición de la Virgen de Cuapa al humilde campesino Bernardo Martínez un 8 de mayo de 1980 en el municipio de Cuapa en Chontales.

Con la presencia de una réplica de la milagrosa Virgen de Cuapa en el altar mayor de la catedral, los católicos capitalinos cantaron, oraron y pidieron favores, a la par que escucharon el mensaje.

“Hemos visto cómo el pueblo de Managua se ha desbordado a la catedral en este 36 aniversario de la primera aparición de nuestra Madre La Virgen Cuapa, Nicaragua está celebrando, está demostrando que somos un pueblo mariano, un pueblo que ama a la virgen y hoy lo ha demostrado”, dijo el cura párroco Duilio Calero.

El principal mensaje brindado a la feligresía capitalina, es que sigamos fomentando y fortaleciendo la paz que vive el país, algo que siempre ha querido la Virgen María.

“Queremos llevar el mensaje de paz, de perdón y de una auténtica reconciliación, porque de la reconciliación viene el amor, entonces ese es el mensaje que nos dio ella, llevar a Jesucristo en nuestros corazones y la paz”, pronunció Calero.

Mientras tanto los feligreses como don Sergio Chavarría, invitó al pueblo a hacer propio el mensaje que brindó la Virgen de Cuapa al campesino Bernardo, el cual no fueron exclusivos para él, sino para toda Nicaragua. En esa ocasión la Virgen expresó que rezáramos el rosario desde los niños hasta los adultos y que se hiciera todos los días.

“La Virgen le pide a Bernardo que hagamos la paz, que construyamos la paz y para vivir en paz, tenemos que aprender a perdonar y a que nos perdonen, a ser humildes para pedir perdón, la misión de los cristianos es promover la paz y en Nicaragua se está logrando”, dijo Chavarría.

Tras la primera aparición del 8 de mayo, se dieron otras como el 15 de abril y el 16 de mayo, en la que la virgencita pidió que no tuviera miedo y que diera todo el mensaje.

Las celebraciones a la Virgen de Cuapa se están desarrollando en todas las iglesias católicas del país y principalmente en su santuario nacional en el municipio de Cuapa, lugar donde Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes realiza una misa en honor a la milagrosa imagen.