A la vela asistieron familiares y amigos de lucha de Meneses, como el comandante Edén Pastora, el magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rafael Solís, y el vice canciller de la República, Manuel Coronel Kautz, entre otras personalidades nicaragüenses.

“Estamos despidiendo a uno de los grandes de Nicaragua”, destacó el comandante Pastora, quien catalogó a Meneses como un revolucionario sandinista que decidió empuñar el fusil en contra de la dictadura para lograr la libertad del pueblo.

Pastora recordó que este patriota se inició en la lucha con otros destacados sandinista como Oscar Pérez Cassar, Joaquín Cuadra y Camilo Ortega.

“Ese fue el origen de Benedicto Meneses: un hombre que además en la vida civil desempeñó cargos de importancia como el Ministerio del Trabajo, (y) en la Alcaldía. Siempre estuvo él en la primera línea en lo político como en lo militar. Perteneció al estado mayor del Frente Sur Benjamín Zeledón junto al camaradita Benavides, junto a Iván Montenegro, con Gaspar García Laviana, con José Valdivia”, subrayó.

“Ahora que él se marcha, que cambia de lo material a lo espiritual, porque ahora él es eminentemente una cosa espiritual, nos deja el legado histórico, su ejemplo, su vida, un hombre honesto, cristalino, un hombre que murió inmensamente pobre”, destacó Pastora.

Este destacado sandinista que pasa a este otro plano de vida, también fue un intelectual que hasta el final de sus días apoyó la política del comandante Daniel en beneficio de los más desfavorecidos de Nicaragua.

“Yo pienso que Benedicto, una de las condiciones y cualidades que más le sobresalían, era una gran humildad. En primer lugar era un hombre muy alto, muy grande y uno esa grandeza piensa que pueda ser que lo haga sentirse superior o más, pero era muy humilde, y era además erudito, sabio, un gran conocedor de la historia”, recordó por su parte el Vice Canciller Manuel Coronel.

Coronel señaló al mismo tiempo que uno de los rasgos fundamentales de Meneses fue su ideología profundamente sólida.

“Toda su vida se mantuvo fiel al Frente, a Daniel, al Estado, al Gobierno nuestro y sobresaliendo siempre su humildad, tan es así que en momentos que teniendo dificultades nunca solicitó apoyo, ni ayuda, ni nada”, expresó Coronel.

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, señaló en este sentido que el principal legado que deja Meneses es su firmeza, honestidad, fidelidad y lealtad al sandinismo.

“Benedicto fue de esos sandinistas inclaudicables”, indicó, afirmando que éste siempre defendió a los trabajadores mientras estuvo al frente de la cartera del Trabajo en los años ochentas, así como también a lo largo de toda su vida.

“Para mí fue un ejemplo como sandinista, como amigo, como hombre”, afirmó Solís.

En el mismo sentido se refirió el hijo del fallecido, Javier Meneses, quien dijo que el principal legado de su papá para el pueblo son sus convicciones y principios.

“Fue una lucha de casi 40 años que estuvo con el presidente, con el comandante Daniel Ortega, y pues creo que es un legado de trabajo y de servicio al pueblo nicaragüense, un pueblo que ha sufrido mucho a través de la historia”, destacó.