El volcán Turrialba, en Costa Rica, presentó hoy nuevas emanaciones moderadas de cenizas, gases y otros materiales, pero expertos insisten que la actividad eruptiva se mantiene en la tasa promedio de tres por hora de los últimos días.

"Igualmente se mantiene una vibración de fondo que llamamos tremor volcánico, que es un poco menor a la que veíamos sobre todo al inicio del ciclo eruptivo y que había mermado un poco a partir del 3 de mayo, pero todavía se mantiene", refirió a la prensa Mauricio Mora, geólogo de la Red Sismológica Nacional (RSN).

Sobre las exhalaciones de cenizas y otros materiales, Mora aseguró que se mantienen en un rango bastante parejo, con columnas que no superan los 500 metros, a lo sumo un kilómetro, pero muy pocas.

En cuanto a su amplitud y otras características sísmicas todas se han mantenido similares, entonces es importante el hecho de que no veamos un incremento, apuntó Mora, según el sitioweb laprensalibre.cr.

Tras recordar que el anterior ciclo eruptivo del Turrialba se registró del 23 al 31 de octubre de 2105, Mora señaló que el actual ya dura también una semana, pero desconocemos si se va a prolongar o entrará en un periodo de calma relativa.

"También queda el escenario, que es importante considerar, que podría eventualmente pasar a una etapa más fuerte. Sin embargo, por lo menos desde el punto de vista sismológico, no lo parece", reveló el geólogo de la RSN.

Lo llamativo de este nuevo ciclo eruptivo es que las columnas de cenizas se dispersan hacia el sur, afectando poblaciones como Las Virtudes, Capellades, zona central, El Guarco, Juan Viñas, Santa Cruz de Turrialba, y el Tapojo, entre otras, que no fueron alcanzadas en anteriores exhalaciones del cerro.

Debido a la permanencia de su actividad, el Comité Técnico Asesor, integrado por expertos de la Comisión Nacional de Emergencias, el Instituto Costarricense de Electricidad, el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica y la RSN, mantienen las medidas preventivas dictadas hace una semana.

Entre ellas, la suspensión por tiempo indefinido de las clases en centros educativos de las comunidades El Volcán, La Reunión, Sitios Las Abras, Las Virtudes y La Pastora, así como la extensión de la alerta amarilla de dos a cinco kilómetros alrededor del coloso.

Los expertos llaman además a los pobladores a estar atentos al comportamiento del volcán, cuyas exhalaciones -sostienen- aún son freáticas, es decir, que no contienen magma.

Tras más de 130 años pasivo, el Turrialba despertó el 5 de enero de 2010, con varias erupciones de consideración en los últimos años, como la del 12 de marzo de 2015, que obligó a suspender el tráfico aéreo en esta capital.