La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) lanzará en septiembre la misión Osiris-Rex para confirmar el riesgo de impacto del asteroide Bennu contra la Tierra, se conoció hoy.

Bennu es entre cuatro mil a cinco mil veces más masivo que el meteorito que explotó sobre Chelyabinsk en Rusia en 2013, dijo el investigador principal de la misión, Dante Lauretta, en un vídeo de la agencia.

En tal sentido, para predecir con precisión su evolución orbital futura, tenemos no sólo que entender la fuerza de la gravedad, sino fuerzas térmicas que pueden alterar significativamente su camino en el futuro, comentó.

Por tanto, estudiaremos no solo la emisión térmica que sale de cuerpo celeste, vamos a producir también un modelo global para predecir de forma precisa dónde estará Bennu en el futuro, y aplicarlo a otros asteroides peligrosos, añadió.

A propósito de las expectativas, Lauretta dijo que es una gran aventura para explorar un mundo desconocido. Vamos a alcanzarlo y a tocarlo, y entonces vamos a traer un tesoro en forma de muestras a la Tierra para el análisis científico, destacó.

Osiris-Rex llegará a Bennu en 2018 y culminará con la vuelta a la Tierra con su muestra en el interior en 2023.