En los últimos días la temperatura ha alcanzando y superado sus máximos históricos, la sensación de calor es evidente y sus consecuencias pueden llegar a ser mortales. Conozca cuáles son las recomendaciones que los especialistas hacen para sobrellevar el impacto de la ola de calor en la salud humana.

Niños, abuelos, obesos y pacientes con enfermedades crónicas son los más vulnerables

Si usted está entre uno de los grupos antes mencionados, entonces no pierda tiempo y tome en cuenta las siguientes recomendaciones que la doctora María Esther Peralta, especialista en medicina interna del Hospital Lenin Fonseca, nos da.

"Las altas temperaturas afectan a toda la población en general, pero existen grupos vulnerables como los ancianos, niños, personas obesas y pacientes con enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, enfermedades cardíacas, enfermedades respiratorias y enfermedades neurológica, que los hacen más vulnerables ante el aumento de la temperatura", explicó Peralta.

"Para la población general hemos recomendado medidas de prevención: Ingerir abundante agua, aunque no tengan sed; evitar comidas calientes como las sopas, ingestas de café, bebidas alcohólicas, gaseosas y comidas con muchas calorías", indicó.

La especialista recomienda que se debe aumentar el consumo de líquidos, frescos naturales, frutas y verduras.

También alertó que se debe evitar estar mucho tiempo expuesto al sol. En ese sentido, indicó que es recomendable mantenernos en lugares frescos, ventilados, usar ropa ligera de colores claros y si es necesario salir hay sol hay que ir protegido con gorra, sombrillas y camisas manga larga.

Peralta alertó que las personas con enfermedades crónicas no deben abandonar en ningún momento su tratamiento.

Especialmente para los niños

El cuido de los menores de edad es importante frente al impacto que el aumento de la temperatura puede tener en la salud de los infantes.

La doctora Virginia García, pediatra del Hospital La Mascota, explicó que los niños forman parte de los grupos que tienen riesgo ante este tipo de situaciones.

"Es importante que todas las madres que están dando lactancia materna continúen alimentado con lactancia a estos niños. Pero ellas deben de recordar que deben de ingerir más líquido de lo normal para que estén produciendo la cantidad necesaria de leche y el niño también esté recibiendo los nutrientes que necesitan", indicó.

"Los niños pequeños muy pocas veces nos va a decir que tienen sed, entonces debemos de brindarle de manera más continua líquido, frescos naturales que no sean gaseosas ni bebidas calientes, para que esto no les contribuya a la ganancia de calor", señaló.

"A los niños que van a la escuelas, ellos están expuestos a las temperaturas altas después de las 10 de la mañana y realizan ejercicio en las unidades, entonces debemos orientar a los niños y enviarlos con agua, ellos deben tomar abundante liquido. También es importante que se protejan del sol, y es recomendable mantenerlos con ropa ligera y de color claro", valoró.

De la misma manera, indicó que si los niños padecen alguna enfermedad crónica deben de continuar su tratamiento y bajo ningún motivo debe de suspenderlo.

Además, si los niños presentan alguna sintomatología asociada con el golpe de calor, es importante darle suficiente líquido, desabrigarlo, no auto medicar y llevarlo a la unidad de salud más cercana.