Granera quien presidió junto al Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y a la Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, el acto del 33 aniversario de la Policía Nacional, explicó que el periodo 2011 – 2012 ha sido un período en el que la inseguridad y la violencia de la región centroamericana ha formado parte de la agenda mundial.

La jefa policial indicó que los ojos de los mandatarios y de los organismos internacionales se han vuelto hacia la región con preocupación, “pero también con el propósito de asumir la parte de responsabilidad que les corresponde en este escenario de violencia que sin duda alguna sería distinto de no tener al Sur a los mayores productores de drogas, y al Norte a los mayores consumidores”.

A pesar de esa situación, la Primera Comisionada resaltó que en particular los ojos del mundo han prestado especial atención a Nicaragua, “porque teniendo las fuerzas de seguridad más pequeñas de la región, los recursos más pocos y la economía más débil, registra los mejores indicadores y ventaja comparativas de cara a la seguridad ciudadana en los países centroamericanos”.

Granera señaló que en los distintos foros internacionales donde la Policía Nacional ha participado se ha expuesto que los principales ingredientes para que el país goce de los mejores niveles de seguridad en la región son el impulso de una política de estado que ha priorizado la seguridad de las familias nicaragüenses y ha combatido de forma frontal al crimen organizado.

Además señaló que se ha expuesto la importancia de los orígenes, valores y principios con que los policías nicaragüenses han sido formados, resaltando un modelo policial, preventivo, proactivo y comunitario, el cual en los últimos 5 años ha sido potenciado y fortalecido como resultado del reencuentro con el Modelo de gestión del gobierno que también es participativo y comunitario.  

Un tercer elemento destacado por Granera son los programas sociales implementados por el Gobierno, que han logrado reducir la pobreza extrema y la pobreza, uno de los tantos factores que inciden en la criminalidad.

“En este contexto, en el que el mundo ha debatido al más alto nivel  la situación de inseguridad en Centroamérica, en el que los carteles de la droga se ingenian, a través de formas cada vez más sofisticadas para continuar usando los países de la región como zona de tránsito, en el que las fuerzas policiales desde México hasta Colombia estamos más unidos que nunca, trabajamos planes  operativos conjuntos, simultáneos, para enfrentar con un solo puño a la criminalidad”, explicó Granera.

La primera comisionada también mencionó que en ese contexto la Policía Nacional, por orientaciones del Comandante Daniel Ortega, ha trabajado en función de aportar en la elaboración y operacionalización de la Estrategia de Seguridad Regional del SICA; fortalecer el modelo policial a lo interno a través de procesos asamblearios en todo el territorio nacional y en coordinaciones estrechas con el Ejército y las demás instituciones del Estado; y trabajar los valores éticos y principios en los hombres y mujeres policías, quienes son una garantía de la fortaleza institucional.

Como resultados del trabajo de la Policía Nacional durante el período 2011 – 2012, Granera destacó el “reconocimiento, respeto y prestigio a nivel nacional e internacional, disminución de la denuncia, disminución de los delitos de mayor peligrosidad, reducción del 15% de mujeres muertas por violencia intrafamiliar, diminución de la tasa de homicidios, disminución de los robos con intimidación, incremento de las  operaciones contra el tráfico interno  que nos ha permitido evitar que 3 millones de dosis de crack lleguen a las manos de nuestros jóvenes”.

Igualmente destacó la “mayor afectación a la base económica y logística del crimen organizado trasnacional, 12 células más neutralizadas, 6 toneladas y media de cocaína incautada, 11 millones 200 mil  dólares arrebatados a las manos del crimen organizado; 192 bienes inmuebles  puestos a la orden de la Procuraduría General de la República; 528 vehículos; 46 medios acuáticos; mil 229 equipos de comunicación; y 125 armas de guerra incautadas al narcotráfico”.

Durante el mismo período la Policía Nacional logró que más jóvenes se desmovilizaran de las pandillas y se sumaran al trabajo de forma positiva con sus familia y la comunidad; también se logró un aumento en la percepción de seguridad en nuestras comunidades; y se obtuvo un  incremento de efectividad policial en un 9.3%.

“Por eso el pueblo de Nicaragua cree en su Policía y por eso espera más, mucho más de nosotros y no podemos fallarles, compañeros y compañeras”, enfatizó Aminta, agregando que las familias nicaragüenses han depositado su confianza en la institución. “Es más, nos han confiado lo más sagrado que tienen: la vida de sus hijos y de sus hijas”, aseguró.

Policía escucha a la comunidad

La Jefa de la Policía Nacional detalló que la institución ha sabido recoger el sentir de los y las nicaragüenses, lo cual ha logrado conseguir a través de las 163 asambleas comunitarias y en los 53 gabinetes interinstitucionales, en los que la institución participó en los distintos municipios del país.

“Entendemos y acogemos los temores de nuestra población, entendemos y acogemos sus demandas de seguridad; en algunas comunidades ya estamos dando respuestas a esas demandas como en Bilwi, en otras nos estamos disponiendo para darle respuesta, en el entendido de que la construcción de espacios más seguros es un proceso en el que no todo puede resolverse en un primer momento”, explicó Granera.

No obstante indicó que la Policía Nacional da garantías para “decirle a nuestro pueblo, en este 33 Aniversario, que vamos a ir cada vez más lejos, reinventándonos todos los días, construyéndonos y comprometiéndonos cada instante. El camino de la calidad, del servicio y de la excelencia no tiene final y nos obliga a cada hombre y mujer policía a tratar de ser mejores durante todos los momentos de nuestros días”.

Policías son como guerreros que luchan para dar seguridad y tranquilidad a las familias nicaragüenses

La Primera Comisionada valoró el excelente trabajo que hacen cada uno de los y las policías miembros de la institución.

“Cuando los veo ahí de pie, compañeros y compañeras, y sé de su cansancio al empalmar un plan operativo con otro, sin tregua ni respiro, puedo llamarles con orgullo forjadores de camino porque van palmo a palmo construyendo Patria”, expresó.

Granera comparó el esfuerzo y el coraje de los miembros de la institución policial con  la persistencia de Sísifo, un Rey corintio que según la mitología griega empujaba hasta la punta de una colina, por castigo de Zeus, una enorme roca, la que al llegar a la cumbre rodaba hacia abajo, teniendo que volver a subir con ella una y otra vez.

“Pienso en Sísifo al verles compañeros policías, no porque crea que la dureza extrema de nuestra misión es castigo de los dioses. Al contrario cuando los veo ahí de pies  y sé de sus desvelos y sé de su cansancio y sé de los riesgos que corren día a día, pienso en Sísifo, encarnación mítica de la persistencia por la grandeza de la misión del policía, porque día a día como el tenemos que trabajar  hasta el límite de nuestras propias fuerzas”, explicó.

Agregó que los policías  están  seguros de que Nicaragua y  el pueblo demandan más seguridad, más tranquilidad, “demandan de nosotros, hombres  y mujeres policías,  más entrega y más servicio”.

“Ustedes compañeros y compañeras son guerreros que día a día luchan para garantizarles a las familias nicaragüenses esa seguridad, esa tranquilidad que tanto ha exigido la humanidad desde sus inicios”.

La jefa policial reconoció la labor, el sudor, el cansancio y la sangre que muchos compañeros han dejado al entregar sus vidas en el cumplimiento del deber.

“Muchos dejan su sangre y entregan sus vidas como nuestros 9 compañeros y nuestra compañera Evelia Espinoza que este año cayeron en cumplimiento del deber, incluyendo a Victoriano y Pedro Pablo, que anteayer el propio día de nuestro aniversario sellaron con su sangre la herencia de honor y de gloria de estos 33 años de historia de la Policía Nacional”, expresó Granera.

Reconocimiento especial al Comandante de la Revolución Tomás Borge Martínez

Durante su intervención, Granera hizo un especial reconocimiento al Comandante Tomás Borge Martínez, fundador de la Policía Nacional.

“Ese hombre que no se cansó de repetirnos que soñaba que Nicaragua tuviera la mejor Policía de América Latina, pero no por su técnica, aunque sí quería una policía tecnificada, sino por su capacidad de Amor y de Servicio a su pueblo. Hoy le decimos desde lo más hondo de nuestros  corazones: Tomás aquí estamos los hombres y mujeres policías de Nicaragua, aquí estamos luchando para hacer realidad tus sueños”.

Jefatura de la Policía orgullosa de todos sus miembros

Granera indicó que la jefatura de la Policía Nacional siente un profundo respeto, orgullo y admiración por cada uno de sus miembros. “Porque tenemos la certeza de que la fortaleza de esta institución se sustenta en sus hombres y mujeres”.

“La diferencia entre las instituciones la marcan los seres humanos que las integran. Pongamos la mente, el cuerpo y el corazón en lo que hagamos, especialmente en el trabajo que realizamos en las calles y espacios públicos donde las personas nos ven, donde las personas nos quieren,  donde las personas nos necesitan”, exhortó Granera.

Animó a los oficiales de todos los rangos a hacer siempre lo correcto. “Tengamos dominio de nosotros mismos, busquemos soluciones no escusas, perseveremos ante los retos sin rendimos ante ellos, seamos coherentes con lo que predicamos, alineemos  nuestros deseos personales y colectivos compañeros y compañeras, con los bienes supremos de la humanidad”.

“Nosotros los y las policías nicaragüenses somos gente sencilla, somos gente valiente, somos gente que lucha contra las adversidades, que busca soluciones, gente que piensa y medita, gente que valora y respeta a su pueblo, gente que honra a su historia, que honra a sus mártires, gente que cultiva sus sueños, gente que regala sonrisas, que ofrece sus manos a quien más lo necesita, pero que sabe también empuñar sus armas contra el criminal narcotraficante que intenta arrebatarte a nuestro pueblo su tranquilidad y su Paz, ¡que no se equivoquen con nosotros!”, afirmó Granera.

Finalmente indicó que “la Policía Nacional de Nicaragua es el pueblo uniformado, ese pueblo del que canto Rubén: pueblo vibrante, fuerte, apasionado, altivo, pueblo que tiene la conciencia de ser vivo y que reuniendo sus  energías en haz, portentoso a la  Patria, vigoroso, demuestra que puede bravamente presentar en su diestra  el acero de guerra o el olivo de Paz”.