Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, presidió este lunes la misa central en honor a las fiestas patronales de San Marcos Evangelista en la ciudad de San Marcos (Carazo), en la que exhortó a recuperar la grandeza del amor desde la familia, en el Año de la Misericordia.

El líder religioso, destacó que San Marcos, como las imágenes que lo acompañan en estos festejos (San Sebastián, Santiago Apóstol y Nuestra Señora de Monserrat), son testimonio de personas que se sintieron amadas y respondieron con amor.

"San Marcos nos da un toque al corazón"

Durante su homilía, Su Eminencia Reverendísima, refirió que "Dios nos ama hasta el extremo, para que tengamos vida, y vida en abundancia".

Y en este sentido, manifestó que es importante no perder el respeto a la persona y a la vida, llamando a las familias a cumplir con el mandato de Dios: "Amense los unos con los otros".

Destacó que el mismo San Marcos Evangelista nos da un toque al corazón, y nos recuerda que Dios no se cansa de ser misericordioso.

El Cardenal, sostuvo que la Iglesia Misionera y Samaritana anuncia la grandeza del amor de Nuestro Señor Jesucristo, un amor que todas las familias deben imitar desde sus corazones.

Procesión de las cuatro imágenes

Al son de las inditas de los pañuelos y los chicheros, al mediodía de este lunes, las imágenes de San Marcos, San Sebastián, Santiago Apóstol y Nuestra Señora de Monserrat, salieron en procesión, recorriendo las principales calles de esta ciudad de Carazo, así como los barrios Bélgica, Carlos Núñez, El Calvario, zona cinco y María Auxiliadora.