Cirujanos de la Organización Internacional "Esperanza" del hospital Gregorio Marañón de Madrid, España, iniciaron la mañana de este lunes cirugías a corazón abierto a diez niños con problemas cardíacos.

Desde el Centro Pediátrico del Corazón en el Hospital "La Mascota”, los cardiólogos y cirujanos, doctor Constancio Medrano y doctor Juan Miguel Gil, junto a 16 personas más, iniciaron complejas cirugías para corregir en niños de menos de un mes de nacidos y de otras edades, alteraciones congénticas como transposición de grandes vasos y tetralogía de fallot.

Estas dos condiciones cardíacas de no ser operadas a tiempo podrían ocasionar el fallecimiento de estos niños durante los primeros meses de vida.

“Las operaciones de niños recién nacidos que vamos hacer y en concreto la transposición de las grandes arterias consiste en que la arteria aorta sale cambiada de sitio, es decir del lado equivocado y la arteria pulmonar sale del ventrículo izquierdo y eso requiere una cirugía en el periodo neonatal inmediato”, señaló el especialista, doctor Constancio Medrano, jefe de cardiología infantil del hospital Gregorio Marañón.

“Es una cirugía muy detallada, pero que permite, si funciona, que pasa en la mayoría de los casos, una vida totalmente normal en el futuro sin tener que ser re operado”, afirmó Marañón.

Destacó que el hospital infantil cuenta con las condiciones necesarias para realizar cirugías de esta magnitud.

Médicos y enfermeras nicaragüenses han estado adquiriendo nuevos conocimientos tanto con las visitas de los especialistas como con la realización de capacitaciones en Madrid, España.

Los cirujanos tienen previsto operar dos niños por día, iniciando con dos varoncitos de siete días de nacidos quienes presentaron alteraciones de nacimiento bastante complejas.

El doctor Gerardo Mejía, parte del equipo de cirujanos de Nicaragua, explicó que “se ha decidido hacer operaciones a 10 niños, dos operaciones por día, son cirugías bastante largas, complejas, que requieren la participación de muchos especialistas y cuidado de enfermería”.

“Hay cirugías que nosotros que tenemos capacidad de resolver aquí con nuestros recursos, pero hay otras, un poco menos frecuentes afortunadamente , pero más complicadas como las que se van a operar acá por eso con Cirujanos de La Esperanza, que es una organización que tiene sede en Nueva York hemos venido trabajando el Ministerio de salud y el gobierno de Nicaragua para desarrollar un programa que parte de eso es la traída al país de grupos como este, ya tuvimos la visita de un grupo de Bélgica, ahora un grupo de España y en los próximos meses tendremos otros grupos para hacer cirugías con nuestros médicos ya que también es para adquirir experiencias”, agregó.

En Nicaragua por cada cien nacidos un niño presente problemas cardiacos.

Signos de alerta

“Hay dos fundamentales, uno es que no crecen adecuadamente y otro es que se ponen azules. Con la falta de crecimiento no tienen fuerza ni siquiera para poder alimentarse con el pecho de la mamá y el otro es que se ponen azules con el llanto o cualquier esfuerzo y son los que tienen poner en alerta a la familia”, detalló el médico Juan Miguel Gil Jaurena, jefe de cirugía Cardiaca del Hospital Gregorio Marañon.

“El sueño de operar a mi niño ya se cumplió”

Con la voz entre cortada el señor Marvin Antonio Calero, habitante de Masaya, manifestó su agradecimiento a todo el equipo de médicos que le regresaron la vida a su hijo de 12 años. El menor fue operado del corazón y a partir de hoy podrá jugar, correr y reír sin miedo.

“Me siento muy agradecido por todo lo que han hecho, ya el sueño de operar a mi niño ya se cumplió, mi niño ya se encuentra en recuperación y por el momento todo ha salido bien”.

“A mi niño le detectaron los problemas en el corazón cuando tenía seis meses de nacido y desde entonces cada vez y cuando vivíamos visitando a los doctores, el niño se mantenía cansado no podía jugar y nada de esas cosas , siempre el médico nos decía que no se agitara mucho”.

“Esperamos que le vaya bien en su operación y logremos tenerlo, es mi primer hijo y le dolería mucho perderlo. Gracias a Dios tuvimos suerte porque la cardióloga lo trasladó para acá porque estábamos en el hospital de León y pues estamos en manos de los doctoreas”, dijo Gloria López Galeano, madre del pequeño Ángel de siete días de nacido.