Desde el Hospital Alemán Nicaragüense (HAN) se está llevando a cabo la intensa jornada quirúrgica Operación Sonrisa Nicaragua 2016.

En la jornada se está corrigiendo problemas de fisura labial y fisura palatina.

Durante toda la semana se operarán cien pacientes sólo en el Hospital Alemán y unos 600 en el resto del país.

Como parte de los programas que impulsa el Gobierno Sandinista, en alianza con la ONG “Operación Sonrisa”, están programados a operarse cien niñ@s, veinte pacientes por día.

Este lunes iniciaron con los niños que habitan en regiones muy alejadas como Siuna, Nueva Guinea, Corn Island y Rosita, entre otros.

Parte de los problemas que origina al niño esta condición son las dificultades para la alimentación y la respiración.

“Origina problemas para la alimentación porque hay exposición a otros riesgos de aspiración y bronco aspiración de los alimentos cuando no se tienen todas las estructuras totalmente funcionales, lo que hace realmente la cirugía es corregir estos defectos para que pueda el niño tener estéticamente un desarrollo normal dentro de su entorno social y dos el aprovechamiento de su alimentación de una forma más natural”, explicó la doctora Maribel Hernández Muñoz, subdirectora médica del HAN.

“El gobierno se ha planteado tener una Nicaragua libre de fisura labial y de fisura palatina y dentro del aprovechamiento del modelo de atención en salud que tiene El Ministerio, se ha logrado la captación de adultos y niños de regiones muy alejadas que antes no tenían el acceso a la salud y que el día de hoy hacemos posible gracias a esta jornada intensa”, indicó.

Ya nadie le quitará la sonrisa

Esmilsa Gómez es madre de Eiling Mariela, quien con siete años de vida no ha podido tener una vida del todo normal, pero con Operación Sonrisa la pequeña Mariela volverá a sonreír sin tener pena.

“Me siento alegre porque el labio de mi hija ya estará mejor, es algo que siempre me ha preocupado. Doy gracias a todos los que están haciendo su esfuerzo y también al que está arriba, a Dios”.

Otra madre que esperaba que se hijo entrara a sala de cirugía es María del Carmen Rivas Méndez , quien se trasladó desde el municipio de Muy-Muy en Matagalpa hacia Managua para seguir luchando con su hijo que nación con fisura labial.

“Me siento alegre porque no yo tengo el medio para operarlo, el médico de Muy-Muy me mandó para acá para que lograra la brigada y acá he estado desde el viernes y me siento muy alegre porque ya va estar mejor él, ya va a poder comer bien porque para beber se ahogaba y para comer también”, comentó María con lágrimas en sus ojos.

Asimismo, Maura Álvarez habitante de Peñas Blancas, zona fronteriza con Costa Rica dijo sentirse alegre y triste.

“(Triste) por miedo, porque sé que mi hijo estará mejor, pero me pone nerviosa porque es la primera vez, aunque los médicos me han dicho que necesitará otra cirugía”.